Presidente no convence
a líderes empresariales

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/C8A72B3D-BABC-4317-BFAC-CDB8C4821C32.jpeg

POR MANUEL JIMENEZ
El empresariado nacional dijo ayer al presidente Leonel Fernández y a su equipo económico que sigue sin entender por qué el país tiene que embarcarse en una nueva reforma fiscal, pero accedió a reunirse con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para escuchar sus puntos de vista en torno a la controversial iniciativa.

“No ha habido un convencimiento del por qué hay que cambiar la situación (actual), dijo Elena Viyella de Paliza, presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), al término de una reunión de casi tres horas que el presidente Fernández encabezó en el Palacio Nacional con los líderes empresariales. Fuentes de la reunión definieron el encuentro como “tenso” e, incluso, Fernández y  Viyella de Paliza llegaron a sostener lo que se definió como un enfrentamiento verbal.

¿Ustedes han pensado en las consecuencias que tiene para el país no hacer esta reforma fiscal? habría preguntado Fernández a Viyella de Paliza. “Esto traería romper con el Fondo Monetario Internacional”, habría recalcado Fernández.

Viyella de Paliza dijo a la prensa que se había convenido que los representantes de las asociaciones empresariales se reúnan con la misión del FMI que se encuentra en el país para discutir todo lo concerniente a la reforma y no descartó que después de ese encuentro se reinicien los contactos con los funcionarios del gobierno.

Fernández llegó a la reunión, en el Salón Verde, en la tercera planta del Palacio Nacional, con unos 40 minutos de retraso, acompañado del secretario de Finanzas, Vicente Bengoa y el superintendente de Bancos, Rafael Camilo. Más tarde se sumaron al encuentro el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu; el director de Impuestos Internos, Juan Hernández; el director de Aduanas, Miguel Cocco y el secretario administrativo de la Presidencia, Luís Manuel Bonetti. No asistió el secretario técnico de la Presidencia y jefe del equipo económico, Temistocles Montás.

Además de Viyella de Paliza, el sector empresarial estuvo representado por Yandra Portela, de la Asociación de Industrias de la República Dominicana; Eduardo Valcácer, de la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), Rafael Menicucci, Cirse Almánzar, Fernando Armenteros y Lisandro Macarrulla, entre otros.

En la reunión, que fue convocada por Fernández, hubo un intercambio de impresiones entre los dirigentes empresariales, el propio mandatario y los funcionarios del equipo económico en torno al proyecto de reforma, explicó Viyella de Paliza.

Dijo que el sector empresarial presentó sus números en el encuentro y expuso cuales son las posibilidades que tiene el país en materia económica y fiscal para el 2007, pero insistió en que no entiende el por qué de una nueva reforma fiscal.

“La verdad es, por lo que hemos visto,  que no hemos podido entender porqué hay necesidad de una reforma y acordamos que vamos a tener una reunión con el Fondo Monetario Internacional”, dijo Viyella de Paliza.

“El empresariado ha estado analizando la situación y entendemos que podríamos estar sin ella”, dijo la Presidenta del CONEP aludiendo a la reforma fiscal.

Viyella de Paliza reconoció que es importante mantener la estabilidad macroeconómica, que se promueva la inversión, que se logre crear mayores y mejores empleos, pero para todo esto necesitamos obviamente asegurarnos que el país es competitivo y que podemos avanzar de una manera sostenible”.

“En ese entorno y con esa voluntad nos vamos a reunir con el Fondo Monetario Internacional para escuchar sus planes”, dijo Viyella de Paliza.

Aunque reconoció que el gobierno ya expreso su disposición de ajustar y reducir sus gastos, la dirigente empresarial dijo que “lo que entendemos es que hay que buscar la forma de avanzar sin necesidad de asumir nuevas cargas fiscales”.

Ninguno de los funcionarios que estuvo en el encuentro quiso ofrecer declaraciones a la prensa acreditada al Palacio Nacional.

El presidente Fernández anunció al país el martes pasado un proyecto de reforma fiscal que amplia la base de aplicación del Itebis a unos diez productos de la canasta familiar, aumenta el impuesto a la vivienda suntuaria, grava los seguros, las bebidas alcohólicas y los cigarrillos, así como las habitaciones de hoteles, moteles y apartahoteles. El gobierno sostiene que se trata de una exigencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).