Presidente sólo busca serle
simpático a los reformistas

JOSE ALFREDO ESPINAL
j.
espinal@hoy.com.do
El sociólogo Emmanuel Castillo afirmó ayer que la manera conservadora del presidente Leonel  Fernández, su distanciamiento del PLD y de los ideales del profesor Juan Bosch, tienen como objetivo mostrarse simpático a los electores reformistas y a los sectores conservadores del país considerados los poderes fácticos que apoyaron a Joaquín Balaguer.

Dijo que las declaraciones del mandatario como  representante de las fuerzas sociales y heredero de la versión conservadora del balaguerismo están basadas en una motivación de campaña electoral en esas dos vertientes.

“Si acordamos con el eco nomista Bernardo Vega, en el sentido de que la declaración del presidente de ser el heredero del  balaguerismo, pensamos que es un planteamiento concesionado por la campaña electoral”, sostuvo.

El sociólogo Enmanuel Castillo dijo que la estrategia de Leonel Fernández en los últimos tiempos ha estado dirigida al propósito de acoplarse al poder fáctico nacional.

 “El Presidente de la Re pública está aplicando una serie de prácticas que uno puede interpretarlas a las tradicionales de la política dominicana, incluyendo todas estas situaciones”, dijo.

Castillo entiende que Fernández ha demostrado en el ejercicio del poder motivaciones a favor de la modernización del país, el progreso y desarrollo institucional mediante implementación de grandes reformas.

Sin embargo, cree que  Balaguer con su manera conservadora y tradicional, creó una base funcional empresarial mas orientada al desarrollo del país que lo que aparenta hacer  Fernández, pero que su orientación a inversión pública no se ve relacionada en fomento de nuevo aporte empresarial, dinámica,  actualizada y globalizada para integrarse a mercados internacionales.

 “Muchas de las cosas que hace el gobierno pueden ser vistas y evaluadas para el desarrollo del país, pero otras acciones apuntan a hacer de la vida dominicana una vida atrasada como decía el profesor Juan Bosch”, expresó.

El país atrasado

Para el sociólogo santiaguense, el gobierno hace muchas cosas que, aunque pueden tildarse como positivas para el  desarrollo del país,  apuntan a hacer de la vida dominicana una vida atrasada. Al hacerlo, obligan a recordar una de las cosas que  decía el profesor Juan Bosch: que La República Dominicana era un país atrasado.