Prevé escasez global y alza de precios mercado gas natural

Dibujo

En el mundo se dejaron de invertir alrededor de 150 mil millones de dólares para explotación y extracción de gas natural por el bajo precio de este insumo, por lo cual en siete años podría presentarse un desabasto del gas natural a escala global, dijo Rodrigo Pinto Scholbach, analista sénior de mercado del gas, dirección de mercados energéticos y seguridad de la división Gas, Carbón y Energía de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

En conferencia durante el seminario “La distribución del gas natural en México: retos y oportunidades”, el especialista destacó que se cuenta con suficientes reservas para los próximos cinco años, el problema es que las inversiones que se están dejando de hacer hoy pueden afectar el abasto de gas para el largo plazo.
De los planteamientos hechos por Pinto Scholbach se hizo eco el diario mexicano El Financiero.

La caída de las inversiones pueden crear un mercado tenso a partir de 2020, advierte el especialista y puede llevar a una escasez de gas en la próxima década, con repercusiones para la seguridad de suministro a largo plazo a pesar de la actual abundancia.

Sostiene que la seguridad de suministro es un factor esencial para hacer del gas una fuente de energía fiable.
Pinta un posible escenario de escasez en la próxima década hasta el 2030.

La baja de precios del gas favorece su posición en el mix de generación de electricidad, pero en el corto y medio plazo, la competencia del carbón será significativa, advierte el especialista.

Considera que la demanda mundial de gas aumentará a una tasa promedio anual de 2% entre 2014 y 2020.

Para los próximos cinco años se proyecta un crecimiento anual de 10% en China, 1.5% en OECD y Europa y 1% en OECD América.

Los próximos cinco años la demanda se concentrará en China, pero a partir del 2020 India será la región más importante del crecimiento, afirma. En los escenarios de largo plazo desarrollados por la IEA, compatible con los objetivos climáticos para reducir el CO2, la contribución del gas en la energía primaria subirá en relación a la del petróleo.