Prevén que SP no mejoraría por ahora
calificación a RD

Aunque la República Dominicana ha hecho avances para enfrentar sus problemas de institucionalidad, la brecha financiera externa y la disminuida flexibilidad fiscal, un informe de Franco Uccelli, del banco de inversión Bear Stearns no ve posible que pueda producirse por ahora una mejora en la calificación de riesgo por parte de la firma calificadora de riesgo Standard & Poor’s.

A continuación el texto del informe en que Ucelli comenta una amplia valoración hecha por Standard & Poor’s sobre la República Dominicana:

Standard & Poor´s publicó una amplia valoración de RD anoche que establece su criterio para la actual calificación B del país y su justificación por la perspectiva de estable de su crédito: 1) débiles indicadores externos (la brecha financiera bruta del país es equivalente al 200% de sus reservas internacionales líquidas); 2) débiles instituciones gubernamentales que debilitan la implementación de la política económica, y 3) disminuida flexibilidad fiscal debido a una mayor carga de intereses (se espera que los gastos por intereses sobrepasen 20% de sus ingresos en 2005, superior al 7% en 2002)

La buena noticia, tal como lo vemos, es que RD parece estar haciendo avances importantes y sostenidos en estos tres frentes. Una fortaleza fundamental del crédito destacada por S&P es su volumen moderado de deuda pública (menos de 50% del PIB), y el hecho de que buena parte de esta deuda está compuesta por préstamos multilaterales y bilaterales de bajo costo.

Añadiríamos a esto el hecho de que al reestructurar muchas de sus obligaciones de manera amistosa con el mercado, RD ha mejorado su perfil de deuda pública y aliviado su carga de servicios de deuda a mediano plazo. Según S&P, las perspectivas estables del balance de RD mejoraron las perspectivas y niveles de deuda moderados del gobierno con débiles instituciones y el gran déficit cuasi-fiscal en el banco central, lo que constriñe la política monetaria.

La agencia calificadora concluye que los progresos en la gobernabilidad de RD, el crecimiento sostenido y la implementación de medidas eficaces para contener los déficit fiscal y cuasi-fiscal pudieran conducir al país mejorar su credibilidad. No obstante, S&P alerta que los problemas políticos o el retroceso político pudieran resultar en acciones negativas de la calificación.

¿Cuándo podré estar RD en camino de un aumento de la calificación? 

Vemos la experiencia de Uruguay como un punto de partida para responder esta pregunta. Uruguay reestructuró su deuda en bonos hace un par de años e inició un proceso bastante exitoso de recuperación de su crisis financiera y la crisis económica m{as severas de su historia reciente. RD está actualmente en las primeras etapas de un proceso similar. 

A pesar de los mejores resultados económicos y políticos de Uruguay, Moody´s no ha cambiado la calificación del país desde que completó su canje de deuda en 2003. S&P, por otro lado, elevó el grado de Uruguay de SD a B-, poco después de que se completara el canje y a partir de sus mejores resultados y mejores perspectivas, de nuevo lo subió un año después a B, la misma calificación que S&P asignó recientemente a RD después de su trueque de deuda en mayo de 2005 Moody´s, por su parte, ha mantenido la misma calificación para RD desde 2004, después que la agencia degradara al país tres veces en igual cantidad de meses durante el pináculo de la crisis.

A juzgar por la experiencia de Uruguay y por el hecho de que S&P elevó recientemente a RD a lo que representa un punto m{as alto que Uruguay, creemos que pudiera pasar algún tiempo antes de que veamos otra acción con RD por parte de S&P. Consideramos que una medida de calificación positiva es más probable por parte de Moody´s, en parte, debido al hecho de que la calificación es más baja que la de S&P.

Conclusión: Mientras creemos que una acción calificadora positiva sobre RD pudiera provenir de Moody´s antes de fin de año, una mejora en la calificación de S&P no se materializaría hasta el año próximo, cuando el crédito haya tenido tiempo suficiente para desarrollar un historial de resultados positivos.