Prioridad para los salarios

El sueldo mínimo no sectorizado resulta un nivel primario de pago en persistente e irrazonable inferioridad al poder de compra considerado imprescindible para cubrir el costo de la vida en consumos de subsistencia. Avanzar hacia su puesta al día no debería demorarse, como ocurre en estos momentos, por diferencias de criterios de efectos innecesariamente paralizantes. El Comité Nacional de Salarios es de una composición tripartita establecida para facilitar la conciliación de posiciones entre empleadores, asalariados y los reguladores del Estado. Existe la obligación de ajustar con periodicidad las remuneraciones tomando en cuenta que la inflación erosiona el ingreso de familias con las peores repercusiones sobre estratos bajos.
La reclasificación empresarial no debería ser exigida rígidamente por el sector patronal como paso imprescindiblemente previo a alcanzar un acuerdo que es esperado con impaciencia para superar niveles de retribución de elevado costo social. La diversidad de categorías que caracteriza a los empleadores, y es tomada en cuenta para la fijación de los salarios mínimos, debe ser actualizada para que responda a la magnitud de operaciones de cada patrono. Pero los trámites para lograrlo deberían llevar su propio camino sin perjudicar las negociaciones, fijadas para el 25 de abril, que permitan atender como prioridad la elevación del poder adquisitivo de tantos y tantos trabajadores.

Avance en sector hospitalario

El hospital de maternidad Nuestra Señora de la Altagracia llega, tras una inversión de mil millones de pesos y varios años de espera, a las condiciones físicas y de equipamiento que permiten rodear de mucha dignidad el acto de traer nuevos seres a la vida. Es ahora una instalación verdaderamente adecuada para los internamientos previos y posteriores al parto. Con áreas d emergencia y modernas facilidades para labores conexas al fin primordial del centro. Un significativo avance, tratándose del centro público de atención en ginecología y obstetricia que recibe el mayor número de mujeres de extracción humilde en la zona más densamente poblada del país merecedoras todas ellas de excelente cuidado, fuera de las imperfecciones que antes predominaron. Sea este un paso de toda efectividad contra altos índices de mortalidad.