PRM y Manifiesto Ciudadano piden proclama del voto exterior

4A_El País_23_2,p01

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Manifiesto Ciudadano demandaron de la Junta Central Electoral (JCE) dictar la proclama que convoca las asambleas electorales del exterior para elegir al presidente de la República y a los siete diputados de Ultramar.
La petición está hecha en comunicaciones enviadas por separado. El PRM señala que el pasado 13 de abril, la JCE emitió la resolución 42-2020 que pospuso por la emergencia sanitaria las elecciones presidenciales y congresionales que estaban fijadas para el día 17 de este mes y las fijó para el domingo 5 de julio.

Sin embargo, esa resolución no incluyó las elecciones en el exterior, lo cual es un mandato constitucional, en virtud del artículo 81.3 de la Constitución de la República, y la Ley 136-11 sobre voto del dominicano en el exterior.
La JCE alegó que debía esperar cuál es la situación sanitaria por el Covid-19 en los estados receptores para fijar las elecciones fuera.

El PRM recuerda que actualmente 595,879 dominicanos en el exterior tienen derecho al voto, representando un 7.9% del padrón general de electores.
Mientras que Manifiesto Ciudadano criticó que a 45 días de las elecciones, la JCE no haya dictado la proclama, pese que a la fecha no existe ningún impedimento regulatorio de los Estados receptores a la celebración de elecciones presenciales en sus territorios.
Además dijo que elegir es un derecho constitucional fundamental, que no puede ser conculcado en forma alguna, por lo que se impone la organización y celebración de elecciones en el extranjero en la misma fecha que las elecciones nacionales, para que los votos de la diáspora también cuenten a nivel presidencial.
Indica que sin esa proclama las Oficinas de Coordinación de Logística en el Exterior (OCLEE) no están oficialmente empoderadas para reclutar y capacitar al personal que conformarán los colegios electorales en el exterior y para la selección de los recintos.

Señala que es inaceptable cualquier acción u omisión de la JCE o del Ministerio de Relaciones Exteriores que pueda dar al traste con la celebración de elecciones en el exterior.