Problemas para atención macro

Los problemas que afectan la ganadería golpeada por fallas estructurales y adversidades del clima, plagas, alzas de insumos e importaciones sin racionalidad perdurarán en sus peores grados mientras falte unidad de criterios y esfuerzos público-privados, con el Estado dispuesto a armonizar intereses sin renunciar a su obligación de zanjar diferencias con decisiones que impidan el predominio de algún sector. El arbitraje ideal. Cierto es que la actividad debe ser rentable para todos los hacendados. Pero también es cierto que la calidad del alimento oscila y que las industrias de lácteos requieren niveles óptimos y excepcionales en la leche que adquieren para procesar sin perder rentabilidad.

Es cierto que las importaciones siguen siendo imprescindibles aunque la producción local crece (y el consumo crece más) pero deben utilizarse para cubrir el déficit local en protección y estímulo al renglón nativo. Es cierto que las visitas sorpresa juegan un papel enfocándose en grupos asociados de la pecuaria menor de algunas regiones, pero no es menos cierto que los males deben ser enfrentados con políticas y ejecutorias de cobertura nacional planificada para llegar al mayor número posible de unidades de producción. Que nadie tenga que estar esperando turno de la agenda oficial con bendiciones restringidas a una inevitable periodicidad, sin saber siquiera si su finca está contenida en la tómbola de los favores.

En busca de más asistencia estatal

La típica poquedad presupuestal de los municipios también tiene historia en La Descubierta, provincia Independencia. Un millón seiscientos mil pesos al mes sirve para algunas cosas esenciales a cargo del alcalde Pascual Pérez, pero otras necesidades de la comunidad deben ser cubiertas con inversiones fuera de su alcance y la participación complementaria de organismos estatales que les llega debería ser mayor.

Tras los primeros picazos y puesta en ejecución, quedan metas pendientes en suministros de agua potable, energía eléctrica, asfaltado y construcción de aceras; apoyo a la agricultura, y creación de facilidades para explotar puntos de interés turístico en la jurisdicción. El entusiasmo que originalmente despertaron estas obras públicas ha sido engavetado por la comunidad a espera del regreso de quienes las iniciaron.