“Proceso analítico e intuitivo”

“Proceso analítico e intuitivo”

Ayer conversando sobre pensamiento estratégico, recordé lo difícil que es a veces mirar el hoy con perspectiva de futuro.

Sólo aquel que es capaz de anticipar el efecto de las acciones, con una visión a largo plazo, creativa y orientada al logro de objetivos puntuales, ha entendido que el pensamiento estratégico no se aprende con un manual, no es algo teórico, sino que se aprende y afianza con la práctica, puesto que en el mismo influyen muchas habilidades, entre ellas, la capacidad para desechar los modelos predictivos en virtud de que se requiere tener la mente abierta para direccionar, redireccionar y abordar la incertidumbre, pero también está la capacidad para formular preguntas y el poder identificar los puntos claves para separar lo determinante de lo aleatorio.

Es por esto, que en la actualidad el pensamiento estratégico es considerado un tema fundamental tanto para las empresas u organizaciones públicas como privadas de países como el nuestro porque el proceso de mundialización, exige a las organizaciones ser eficientes y eficaces en el manejo de los recursos financieros, humanos, naturales.

Estas mismas experiencias nos han conducido a ubicar el pensamiento estratégico como un proceso analítico e intuitivo, más humano que técnico.

Más leídas