Procurador castra derecho de Marino Zapete

El Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, en forma arbitraria y abrupta, llamó al dueño del canal Tele Radio América, Luis García Crespo, instándole a suprimir el programa El Jarabe, producido por el periodista Marino Zapete, por denunciar contratos de obras públicas por RD$l,800 millones suscritos por su hermana, Maybeth Virginia Rodríguez Sánchez, copias que mostró en pantalla.
Marino Zapete es un laborioso y valiente comunicador a quien, como el 95% de los periodistas conozco de vista, sin tratarlos, quizás por diferencia de edad, pero que siempre pondero por las arriesgadas ponencias que asume, como ésta.
El PGR debió mostrar firmeza de carácter demostrando que el orden y Clío comienzan por la casa, decantándose por el cuestionable sesgo del atajo a quien no debió, incurriendo en nepotismo y ausencia del método correcto a seguir, que debe orientarse por identificar la veracidad de la denuncia de contratos suscritos por su hermana con el Estado.
Intimó el PGR a Luis García Crespo suspender el espacio de Zapete amenazándole con someterlo junto al periodista por no se sabe cual acusación, porque falsedad en la denuncia no es posible argumentar, porque “papeles hablan lenguas”, conforme al refranero popular.
La airada reacción del PGR se inscribe en las deprimentes como cuestionables referencias de la inversión de procedimientos judiciales y estatales que prevalecen hoy, legado de escorias lamentablemente no extintas de regímenes autoritarios que demuestran insuperadas a 58 años de culminar la Era de Trujillo y 23 años de la Era Balaguer.
Son retrancas, lacras y náuseas sociales de procedimiento, que todos debemos empeñarnos en superar, para disfrutar la inexistencia de hoy, de un auténtico régimen de derecho, donde la persona disponga las garantías consagradas en la Carta Magna. Y haréis justicia.