Procurador cita retos enfrenta

POR LUIS M. CARDENAS
El procurador general de la República, doctor Francisco Domínguez Brito, dijo ayer que tiene como restos superar la impunidad, el tráfico de influencia y la partidarización de los mecanismos de la justicia.

Expresó, además, que está comprometido con hacer eficiente la persecución penal, por el justo castigo de todos los delitos, especialmente en lo relacionado con la depredación del erario público y la corrupción.

También manifestó que se propone lograr alcanzar la eficiencia administrativa y presupuestaria que permita la modernización, tecnificación y alto rendimiento de todos los miembros del Ministerio Público.

Al participar como orador en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio, el funcionario planteó la necesidad de diseñar una política criminal moderna y democrática, para que sea funcional al fortalecimiento del Estado de Derecho.

El procurador general dijo que se propone ser un puntal en la persecución y castigo de la corrupción y de la impunidad, como responsables del deterioro del clima democrático, la pobreza y el desencanto de las mayorías con respecto a las instituciones claves del régimen político.

Asimismo, que coordinará con las demás instituciones del sistema de justicia, para que la eficiencia, la transparencia y la seguridad sean resultados compartidos en el trabajo.

Confió en que el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa y el jefe de la Policía Nacional, mayor general Manuel de Jesús Pérez Sánchez compartan su visión.

Manifestó que apoyará los esfuerzos por erradicar la cultura de la violencia a nivel intrafamiliar, así como contra el abuso y la explotación sexual y laboral de los niños y adolescentes.

Dijo también que buscará alcanzar un alto nivel de institucionalización del Ministerio Público, mediante la cualificación de sus miembros, el desarrollo de la Escuela Nacional del Ministerio Público y el apego a un sistema de carrera que sea sostenible, legitimado ante la sociedad y consensuado con todos los sectores de la vida nacional.

Asimismo, el magistrado Domínguez Brito manifestó que buscará propiciar la modernización y humanización del sistema penitenciario.

Mostró su preocupación en relación con la actitud asumida por algunos jueces en la tramitación de ciertos procesos de gran relevancia social, al no dictar las medidas de coerción que más se ajusten a los casos de su conocimiento.

Dijo que ha visto cómo muchos jueces obvian la prisión preventiva como medida de coerción, donde perfectamente es aplicable tal medida.

Destacó que el país posee índices crecientes en varias materias de índole criminal, pero que entiende que no se ha construido políticas criminales adecuadas, sino que se han asumido practicas ineficaces e irresponsables en el tratamiento del fenómeno delictivo.

Dijo que tiene un  compromiso de proteger a las víctimas, amparar a los desvalidos y perseguir a los que prevalidos de una posición de poder económico o político, abusan de ésta para su exclusivo beneficio.