Procurador tilda de “altamente preocupante” libertad de venezolanos vinculados a kilos de cocaína

Ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito.
Ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito.

La Procuraduría General de la República calificó hoy como “altamente preocupante” la decisión de una jueza de liberar a cinco venezolanos detenidos por su presunta vinculación con un cargamento de más de 350 kilogramos de cocaína.

La decisión de la jueza “fomenta la impunidad en los casos de crimen organizado”, dijo el procurador general Francisco Domínguez en un comunicado.

La jueza interina Aristida Mercedes, de la ciudad de La Romana, ordenó el fin de semana la liberación de los cinco extranjeros porque aparentemente fueron detenidos por los agentes antidrogas sin una orden judicial de allanamiento.

Los cinco fueron detenidos el 24 de marzo en el aeropuerto internacional de La Romana, 150 kilómetro al este de Santo Domingo.

Darío Medrano, vocero de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), detalló que cuatro de los hombres habían llegado ese día de Barquisimeto, Venezuela, a bordo de una avioneta donde se encontraba la droga. El otro fue detenido cuando los esperaba en la terminal aérea.

“La decisión de la jueza Aristida Mercedes hace mucho daño al Sistema de Justicia Dominicano. Un pésimo mensaje a la lucha contra el narco”, insistió Domínguez en cuenta en Twitter.

La agencia antidrogas también expresó en un comunicado “su indignación” por el fallo. La jueza Mercedes anunció su decisión el fin de semana, pero aún no entrega la sentencia completa, por lo que los cinco venezolanos seguían detenidos la mañana del lunes.

La fiscal de la ciudad de La Romana, Reina Rodríguez, explicó el lunes que espera conocer la sentencia completa para determinar las medidas que adoptará a fin de impedir que los venezolanos evadan la justicia, como ha ocurrido en casos similares.

En agosto pasado un tribunal permitió permanecer en libertad limitada a dos pilotos franceses condenados a 20 años de cárcel en espera del juicio en apelación. Dos meses después de ese fallo, los galos se escaparon del país.