Programas de ayuda beneficiarán 200,000 familias

POR MANUEL JIMENEZ
El gobierno tendrá en plena operación el próximo septiembre sus tres principales programas de asistencia social, beneficiando a poco más de 200,000 familias pobres en todo el país, declaró ayer el vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque.

Explicó que se trata de los programas “Comer es primero”, de “Incentivo a la  Asistencia escolar” y “República Dominicana con Nombre y Apellido”.

Alburquerque explicó que con este último se dotará de actas de nacimiento a miles de niños dominicanos en edad escolar.

Dijo que en las trece provincias más pobres del país han sido activadas un total de 83,000 tarjetas “Solidaridad”, a través de la cual igual número de familias pueden adquirir en colmados sus alimentos básicos por un monto de RD$550 mensuales.

Manifestó, igualmente, que ya se completó el proceso de entrega de la tarjeta en las restantes 19 provincias, las cuales serán activadas a partir del 20 de agosto próximo, con lo que consideró que el programa ya tiene una cobertura nacional.

 Para finales de este año, unas 210,000 familias tendrán acceso a este programa, aseguró el vicepresidente de la República.

Alburquerque, quien habló en presencia del administrador de Subsidios Sociales del gobierno, ingeniero Van Elder Espinal Martínez, explicó que para cubrir el costo global del programa “Comer es primero”, se desembolsarán unos RD$57 millones mensuales.

Alburquerque defendió la absoluta transparencia del programa y recordó que se está aplicando en base a los resultados de un censo nacional que determinó las familias a ser beneficiadas, sin importar su filiación partidaria o simpatía política.

Recordó que en esta labor colaboraron instituciones nacionales e internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las iglesias y organizaciones de base de la sociedad civil que integran lo que llamó la  “Red Social”.

Alburquerque, quien habló durante un encuentro auspiciado por el director de Prensa del Palacio Nacional, Rafael Núñez y el portavoz gubernamental, Roberto Rodríguez Marchena, anunció, además, que en septiembre comienza la aplicación del programa de Incentivo a la Asistencia Escolar.

Con este programa, las madres que tengan dos hijos en la escuela recibirán RD$300 mensuales y un incentivo de RD$150 por cada hijo adicional hasta un máximo de 4.

Pero añadió que  la madre tendrá que cumplir varias obligaciones,  entre las que citó que sus hijos tengan una asistencia regular a las aulas de 85 por ciento al mes, así como buen desempeño académico, “pues de lo contrario no se le seguirá otorgando la ayuda”.

La madre, además, deberá vacunar a sus hijos y si está embarazada deberá  asistir a chequearse periódicamente al médico, dijo.

Alburquerque, quien es coordinador del Programa Único de Beneficiarios (SIUBEN), dijo que también se está coordinando con la Junta Central Electoral, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Educación, un plan para dotar de actas de nacimiento a miles de niños dominicanos en edad escolar.

Destacó que de acuerdo a las estadísticas oficiales, el 85 por ciento de los partos que ocurren en el país se producen en hospitales y clínicas, por lo que a través de estos registros y la cédula de identidad de sus padres, se procederá a dotarlos de actas de nacimiento.

En este caso, aseguró, se están tomando los controles debidos para no incluir a los hijos de haitianos que nacen en hospitales públicos de República Dominicana.

Admitió, sin embargo, que se están estudiando otros procedimientos, en vista de que se detectan casos de niños y niñas cuyos padres carecen de cédula de identidad personal.

GRAN MOVILIDAD

El vicepresidente de la República reveló que quedan por repartir alrededor de 20,000 tarjetas “Solidaridad”, debido a que las familias a las que pertenecen cambiaron de residencia entre la aplicación del censo y el momento de la entrega del documento.

Observó que el censo evidenció la “gran movilidad” que reina entre familias de escasos recursos, poniendo de ejemplo el caso de una pequeña comunidad rural en Santiago Rodríguez integrada por 12 familias que cuando se acudió para hacerle entrega de la tarjeta, se encontró que  se habían ido de ese lugar.

Casos similares se presentan también en sectores de la periferia de Santo Domingo como Sabana Perdida, dijo. Alburquerque manifestó que a través de ese censo, el gobierno logró interesantes datos adicionales que le permitirán orientar su inversión pública.