Proponen intercambio

BOGOTA (AFP).- La guerrilla de las FARC propuso ayer a Washington que apoye un “intercambio humanitario” en Colombia, que incluya el canje de tres estadounidenses que mantiene en su poder como “prisioneros de guerra”, por dos jefes rebeldes encarcelados en Estados Unidos.

En una carta dirigida a un grupo de intelectuales estadounidenses de izquierda, encabezados por Noam Chomsky y James Petras, el número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, señaló que “lo importante es que todos (los prisioneros) recobren su libertad”.

Reyes señala que ello implica incluir en el canje a los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Mark Gonsalves -en poder de esa guerrilla desde 2003- y los jefes rebeldes Simón Trinidad, cuyo verdadero nombre es Ricardo Palmera, y Omaira Rojas (alias) Sonia, que Bogotá extraditó a pedido de Washington.

“Howes, Stansell y Gonsalves están vivos bajo custodia respetuosa y digna en la selva. Son los únicos prisioneros de guerra norteamericanos vivos en el mundo” señala la carta divulgada por la agencia Anncol, cercana a los rebeldes.

En el texto las FARC se comprometen a enviar pruebas de vida de los estadounidenses, que fueron plagiados cuando el avión en que realizaban tareas de inteligencia antidrogas cayó en una zona selvática con influencia rebelde del departamento de Caquetá (sur), el 13 de febrero de 2003.

“No podemos acompañar esta misiva con pruebas de supervivencia que hubiesen podido llevarles, al menos, un poco de tranquilidad a sus familiares, pero prometemos hacerlas llegar en ocasión propicia” indica.

La última vez que esa guerrilla divulgó una prueba de vida de los tres estadounidenses fue en julio de 2003 a través de un video.

“Los tres fueron hechos prisioneros legítimamente, por cuanto estaban desarrollando una acción de guerra en medio de un conflicto armado que libran por el poder las FARC, Ejército del Pueblo, y el Estado colombiano”, agrega Reyes.

Las FARC acusa a los tres estadounidenses, que habían sido contratados por el Departamento de Estado para trabajar en tareas contra el tráfico de cocaína en Colombia, de pertencer a la CIA.

En la misiva, Reyes señala que los guerrilleros Trinidad y Sonia, fueron extraditados a Estados Unidos con base en “falsas imputaciones y sucios montajes de la inteligencia militar colombiana”.

Trinidad está siendo juzgado desde el 16 de octubre en un tribunal federal de Washington por el secuestro de los tres estadounidenses.

La principal guerrilla colombiana ha propuesto canjear unos 500 rebeldes presos por 58 rehenes en su poder -incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt- algunos de ellos desde hace más de ocho años.

Pero el 20 de octubre, tras un ataque con coche-bomba a un complejo militar del norte de Bogotá que atribuyó a los rebeldes, el presidente Alvaro Uribe canceló los contactos incipientes con la guerrilla para concretar ese intercambio y ordenó a las Fuerzas Armadas que trabajen en operativos para rescatar a los plagiados.

“El manejo con cabeza caliente que el Presidente Uribe le ha dado a la situación, ha sembrado de obstáculos el camino” comenta Reyes en el texto.