Proponen reducción de poderes

POR ROSA ALCANTARA
Dirigentes de los tres partidos mayoritarios admitieron ayer que el sistema político dominicano está basado en amplias facultades presidenciales, y abogaron por una reforma constitucional que permita superar las debilidades institucionales del país.

En relación con el informe que sobre el particular elaboraron los bancos Mundial (BM) e Interamericano de Desarrollo (BID), opinaron la ex vicepresidenta de la República y dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Milagros Ortiz Bosch; los reformistas Federico Antún Batlle y Ramón Rogelio Genao, así como el diputado peledeísta Lidio Cadet.

Ortiz Bosch consideró que el informe BM-BID coincide con el que ofreció el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Entiende que esso informes son positivos para el país porque plantean formulas fundamentales para cambiar el rumbo de la política dominicana.

“El contrapeso es cuando unos legislan, otros ejecutan, otros hacen la justicia y otros luego hacen quien elige para ese proceso. Hay que promover una gran visión compartida de país para el desarrollo”, expresó Ortiz Bosch.

Dijo que los dos informes -el del PNUD y el del BM-BID- dicen la verdad y que deben ser asumidos por el liderazgo nacional.

En tanto, Antún Batlle entiende que en el país se debe producir una reforma constitucional para reducir los poderes excesivos que le otorga el articulo 55 al Presidente de la República.

“Se deben producir reformas para modernizar el Estado y para que haya una mayor transparencia en la administración de los recursos estatales”, indicó.

Sostuvo que el sistema presidencialista ha sido una herencia y el cambio debe ser paulatinamente.

Antún Batlle, quien aspira reelegirse en la presidencia del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) entiende que un sistema político presidencialista solo se supera con legislaciones, fortalecimiento institucional, mayor capacitación y formación democrática al liderazgo nacional y a la base de la sociedad.

Asimismo, el dirigente reformista Ramón Rogelio Genao dijo que todavía existe en el país un sistema presidencialista, tras los poderes que le otorga al ejecutivo el articulo 55 de la Constitución.

“Es necesario que se den pasos fundamentales para un proyecto de reforma constitucional después de un consenso entre todos los partidos y la sociedad”, indicó.

Consideró que todavía el peso del Ejecutivo es fundamental, lo que entiende, debe cambiar.

Genao, quien aspira ganar la secretaría general del PRSC para la asamblea del 26 de junio, es de opinión que debe haber un mayor seguimiento de la sociedad en lo que son las ejecutorias públicas, así como que el peso de la sociedad civil se consolide y que el papel de control del congreso y la independencia que debe manejarse en la justicia sea logrado en los niveles que demanda la democracia dominicana.

De su lado, Cadet consideró que en el país desde hace varios años se habla sobre la necesidad de hacer una reforma constitucional, pero no a la medida de un partido político, sino que responda a los intereses y el desarrollo de la nación.

“Sobre todo uno de los elementos que se ha manejado para esa reforma es lo concerniente al articulo 55 que da facultades amplias al presidente de la república”, indicó.

Sostuvo que el PLD ha abogado porque se produzca una reforma constitucional no pensando únicamente en el artículo 55 sino en la Constitución en término general, para adecuarla a los nuevos tiempos y para que sea un instrumento efectivo y eficaz en lo concerniente a producir un proceso de instituconalizacion del país con un progreso que abarque a toda la familia dominicana. Dijo que el PLD quiere que esa reforma se haga a través de una Asamblea Constituyente y que se introduzcan figuras que no están en la Constitución como el referendum, el plebiscito, entre otros.

Aseguró que esas figuras son importantes para que el pueblo porque les permite tener la posibilidad de exigir de los gobernantes el cumplimiento de sus promesas electorales.

Consideró que el contrapeso se hace cuando se tiene un país donde las reglas están claramente establecidas y todos se someten al cumplimiento de las leyes.

Dijo que todavía el país es institucionalmente débil, porque además de que se debe aprobar la constitución, hay muchas leyes que no se cumplen y no hay cultura institucional.

Abogó porque todos las instituciones y estamentos de la sociedad hagan una gran convocatoria para elaborar un proyecto de nación, en el que todos se comprometan dar cumplimiento.

Manifestó que aunque no es fuerte la institucionalidad del país, el gobierno actual hace esfuerzos por dar participación a la gente en las decisiones.

“Se ha avanzado un poco no lo suficiente porque los actores políticos no han tenido la voluntad política para sentarse a la mesa y ver al país como prioridad. La dirigencia política, social y económica no ha visto al país como prioridad sino como parcela por encima de la totalidad”, sostuvo.