Propuesta del Gobierno de Puerto Rico hace decisivo voto de los dominicanos

Voto dominicano en PR

 San Juan.- El Gobierno de Puerto Rico envió al Legislativo un proyecto de ley que permitirá votar a los extranjeros residentes con independencia de su estatus migratorio, medida que de aprobarse abre la puerta al voto de decenas de miles de dominicanos que pueden decidir las próximas generales.

El presidente del Comité Dominicano de los Derechos Humanos (CDH), José Rodríguez, señaló hoy a Efe que se trata, sobre todo, de una medida avanzada socialmente que afectará a los más de 250.000 de sus compatriotas que dijo se calcula que viven en Puerto Rico, cifra que incluye tanto a los que poseen pasaporte estadounidense, tarjeta de residencia o carecen de papeles.

Rodríguez subrayó que no entiende que la iniciativa del gobernador Alejandro García Padilla, anunciada el martes a través de un comunicado, tenga un objetivo electoral, como han apuntado hoy algunos analistas políticos. Los comentarios de los analistas apuntan a que García Padilla, gobernador y presidente del Partido Popular Democrático (PPD), trataría, supuestamente, de dar entrada con la medida al censo electoral a una población tradicionalmente favorable a su formación política.

“Entre la comunidad dominicana hay gente de todos los partidos, del PPD, del Partido Nuevo Progresista -PNP- e independentistas”, dijo Rodríguez. El presidente del CDH dijo que, no obstante, además de ser una iniciativa social tiene un valor político innegable al dar entrada en el sistema electoral de Puerto Rico a un buen número de nuevos votantes que pueden decidir el sentido de las próximas elecciones.

Rodríguez ha repetido en muchas ocasiones que los 65.000 dominicanos nacionalizados con derecho al voto dieron el triunfo a García Padilla en las últimas elecciones, por lo que el nuevo panorama pone si cabe más relevancia en los inmigrantes dominicanos, la inmensa mayoría de los extranjeros residentes en Puerto Rico.

Matizó que es muy complicado saber, en caso de que el proyecto de ley sea ratificado en el Legislativo, cuántos dominicanos se convertirán en nuevos electores, aunque se debe de partir de que hay en territorio puertorriqueño más de 250.000 personas nacidas en ese país caribeño.

Aunque todavía no se conocen detalles definitivos del proyecto de ley, que podría sufrir modificaciones a su paso por las dos cámaras legislativas, una fuente del Ejecutivo puertorriqueño confirmó a Efe que existen dos distintos escenarios para que los extranjeros que viven en Puerto Rico puedan ejercer el derecho al voto.

La primera posibilidad de votar se consigue siendo residente legal en Puerto Rico con un año de antigüedad y a la segunda se accede por haber vivido en la isla durante al menos 2 años, en cualquier posible escenario migratorio, siempre que se presente una declaración jurada de llevar residiendo por ese periodo en el Estado Libre Asociado.

El comunicado difundido el martes señalaba que García Padilla envió a la legislatura un proyecto para extender el derecho al voto a las personas extranjeras domiciliadas en Puerto Rico, lo que, se matiza, “está permitido tanto bajo el ordenamiento jurídico federal, que reconoce que los estados pueden legislar para permitirle a los extranjeros votar en elecciones estatales independientemente de su estatus migratorio, como en el ordenamiento jurídico estatal”.

El texto señala que la medida pretende enmendar el código electoral ante los principios de igualdad garantizados por la Constitución.

El anteproyecto propone los mecanismos para que todo extranjero domiciliado en Puerto Rico, que demuestre intención de permanecer en el territorio y que para la fecha de las elecciones -noviembre de 2016- haya cumplido los 18 años de edad, pueda votar en la papeleta estatal, la legislativa y la municipal, aunque no sea ciudadano de los Estados Unidos.

Existe una exigencia federal que establece que las personas que no son ciudadanas estadounidenses no pueden votar por el candidato a comisionado residente (representante de la isla ante el Congreso de EE.UU. sin voto), por ser un puesto federal.

Para cumplir con esta exigencia la medida provee para que la tarjeta electoral indique que la persona no puede votar por el comisionado residente y también crea una papeleta especial para personas extranjeras que solo contendrá los candidatos a la Gobernación.