Prosiguen protestas en Bolivia;
manifestantes detonaron cargas de dinamita

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/4F2AEC4C-A2FF-45CD-816B-19079D817B8A.jpeg

LA PAZ (AFP).- Fuertes detonaciones de fulminantes de dinamita provocadas por manifestantes cimbraban pasado el mediodía de este martes el centro de La Paz, en los alrededores de la Plaza de Armas, fuertemente custodiada por la policía y en uno de cuyos edificios el Congreso debe tratar dos leyes cruciales en Bolivia.

A medida que se acerca la hora para que el Congreso reanude sus debates después de 10 días de receso, la presión de miles de manifestantes, en su mayoría nativos pobres, crece sobre los legisladores que llegan a cuenta gotas a la sede del Legislativo en la Plaza de Armas paceña.

Muchos de ellos arriban al hemiciclo congresal en vehículos privados y bajo custodia policial y con sus petates a cuestas.

“Vamos a sesionar. ¿Por qué no hemos de hacerlo? si en peores circunstancias, con tanques en las esquinas, lo hemos hecho, más aún cuando es sólo el pueblo que está en las calles”, esgrimió el diputado pro oficialista Hugo San Martín.

El gobierno del presidente Carlos Mesa ha dado garantías a la celebración de la sesión en la que debe definirse la suerte de dos leyes, de convocatoria a un referendo y de instalación de una asamblea constituyente, exigidas respectivamente -en un ámbito de posiciones encontradas- por las regiones de Santa Cruz y La Paz.

Los legisladores deberán burlar de alguna forma el cerco que miles de manifestantes indios, campesinos, mineros, estudiantes y profesores plantean ininterrumpidamente sobre un radio de 200 metros alrededor de la Plaza Murillo, que alberga los palacios Presidencial y del Congreso.

La policía ha colocado barreras metálicas y desplazado en todos los accesos a la estratégica manzana nutridos grupos de efectivos bien pertrechados y secundados por carros antimotines.

No obstante los manifestantes han lanzado sistemáticamente varias embestidas en procura de abrir un resquicio para emerger a la Plaza capitalina, custodiaba por al menos medio millar de uniformados.

Las escaramuzas, resueltas con andanadas de gases lacrimógenos, se registran en medio de llantas quemadas, petardos y detonaciones de fulminantes de dinamita.

Los manifestantes exigen la nacionalización de los hidrocarburos y la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Las provincias septentrionales de Pando y Beni, la meridional de Tarija y la oriental de Santa Cruz, esta última la más rica del país, exigen su autonomía del poder central en La Paz.

Mientras, las regiones de La Paz, epicentro de las protestas, Oruro y Potosí en el occidente andino, y Cochabamba y Chuquisaca en el centro subandino, demandan la convocatoria a una asamblea constituyente donde tratar el carácter del régimen autonomista.