Protestas en SFM por fallos de la justicia

p3

FRANCISCO CALDERóN HERNáNDEZ

corresponsal de Hoy

SAN FRANCISCO DE MACORIS.- Anoche continuaban las protestas en rechazo a los autos de no ha lugar que favorecieron al alcalde Félix Manuel Rodríguez Grullón, implicado en un fraude de más de 400 millones de pesos y al obtenido por el senador de San Juan, Félix Bautista.

La movilización implicó gomas encendidas, desperdicios y obstáculos en las calles y pedreas contra automóviles luego de las decisiones judiciales.

Fueron más intensas en la avenida Libertad, las calles Papi Olivier, Billini, Ingeniero Guzmán Abreu y Duarte.

Por igual en las inmediaciones de la extensión de la UASD, grupos de jóvenes incendiaron neumáticos y volcaron desperdicios.

Los grupos populares que patrocinaron intensas jornadas para que paguen los responsables del desfalco millonario registrado en el ayuntamiento advirtieron que la lucha no se detiene y que en lo adelante será radicalizada, porque no se quedarán de brazos cruzados ante un fraude colosal y que no aparezcan los responsables.

El Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) emitió un documento en el que expresa que la justicia dominicana vuelve a ponerse en evidencia al mostrar de forma pública sus partes íntimas, como cualquier vulgar prostituta.

“La decisión de un elemento que usurpa un cargo en lo que debiera ser la institución de la justicia, que se hace llamar juez, y que lo usa para proteger mafias y ladrones de fondos públicos, no puede ser más despreciable y reprochable”, señala el Falpo.

Afirma que es una clara muestra de la impunidad reinante en la justicia a favor de la corrupción administrativa el auto de un juez de declarar un no ha lugar a la acusación formulada por el Ministerio Público y la sociedad contra “el Gato Félix Bautista y el Gato Félix Rodríguez y sus gatitos”.

Sostiene que esta situación no deja lugar a dudas de que el “capo de la corrupción” Leonel Fernández, convirtió la justicia en una instancia al servicio de la corrupción, para protegerse él y a los demás “malhechores miembros de su banda”, frente a los evidentes robos al Estado.