Proyecto atacaría contaminación por ruido

El Senado fue apoderado ayer de un proyecto contra la contaminación por ruido que, al efecto, obliga a determinadas empresas a instalar sistemas de aislamiento acústico y, asimismo, dispone la inmovilización de los vehículos cuyos motores superen el nivel de decibeles permitido.

La pieza legislativa fue sometida por el senador Vicente Castillo, del oficialista Partido Revolucionario Dominicano (PRD) por Peravia.

“Toda persona con interés legítimo que considere un ruido como nocivo o molesto puede solicitar su suspensión ante la autoridad competente, quien deberá actuar de inmediato”, dispone el artículo cuarto del proyecto.

El artículo segundo prohíbe en la zona urbana la producción de ruidos nocivos o molestos, cualesquiera que fueran sus orígenes y el lugar en que se produzcan.

El artículo tercero expresa que el Poder Ejecutivo reglamentará los decibeles permitidos de ruido considerando las zonas residenciales, comerciales o industriales y el horario diurno y nocturno.

El artículo sexto dispone que toda persona que se dedique a actividades que por su naturaleza produzcan ruidos permanentes o usen equipos que los produzcan, “deberán implementar sistemas de aislamiento acústico.”

A través de su artículo noveno, el proyecto exceptúa las señales que puedan emitir para indicar su paso las ambulancias, vehículos de bomberos y, en general, vehículos de emergencia y seguridad debidamente autorizados, en cumplimiento de sus funciones específicas.

En un considerando, la pieza advierte que el ruido no sólo produce sordera sino que afecta el sistema nervioso y provoca otros males como los cardiovasculares, respiratorios, digestivos y modificaciones de las dosificaciones endócrinas y de determinados metabolismos.

Éstas y otras enfermedades son derivadas de los sentimientos de ansiedad, irritabilidad, perturbación de capacidades intelectuales, fatiga, estrés y otros que producen los ruidos, expresa el proyecto.

Señala que en las principales ciudades el ruido proviene fundamentalmente del tránsito vehicular, las plantas eléctricas de emergencia, las construcciones, el comercio ambulante y el trabajo con compresores y martillos neumáticos en las calles.

Asimismo, de fábricas en determinadas zonas, establecimientos de diversión y otros sin respectar la zonificación urbana.