Proyecto promueve transparencia en comercio de frutos perecederos

POR PEDRO GERMOSEN
Entre el paquete de iniciativas económicas sometidas por el presidente Leonel Fernández al Congreso, un proyecto promueve la transparencia en el comercio de productos agrícolas perecederos y otro crea un marco regulatorio para que las pequeñas y medianas empresas contribuyan más eficazmente al desarrollo económico y social del país.

La primera iniciativa promueve una mayor transparencia en el comercio de productos agrícolas perecederos, específicamente, en el cumplimiento de los compromisos entre compradores y vendedores y en la determinación de los plazos de pago en las transacciones comerciales de esos rubros.

El artículo 2 expresa que el alcance de la ley está limitado a los pagos efectuados en operaciones comerciales entre empresas, ya que no regula las operaciones en las que intervienen los consumidores finales.

La legislación considera productos agrícolas perecederos todos aquellos vegetales y frutas, frescos y congelados, cuya vida útil está limitada por la naturaleza fisiológica de los mismos y que están dirigidos a su consumo como alimentos durante un plazo inferior a 30 días, o que precisan condiciones de temperatura controlada de comercialización y transporte.

El artículo 4 dispone que el comprador de productos agrícolas perecederos solo pueda rechazar productos parcial o totalmente, al momento de su recepción.

La legislación crea la Comisión de Regulación de Comercio de Productos Perecederos, adscrita a la Secretaría de Agricultura.

Uno de los considerando del proyecto refiere que el alto nivel de perecibilidad de los productos agrícolas, frutas y vegetales frescos y congelados, crea una alta dependencia del vendedor y aumenta sus riesgos, al tiempo que agrega inestabilidad al abastecimiento del comprador.

Resalta que la formalización de prácticas comerciales más definidas y previsibles reduciría los riesgos tanto de compradores como de vendedores e incrementaría las probabilidades de que los compradores sean suplidos a  satisfacción y ambas partes edificarían negocios más competitivos.

MIPYMES

Uno de los 10 proyectos del Ejecutivo crearía un marco regulatorio y un organismo rector para promover estrategias integradas de desarrollo de las micros, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).

Esa normativa, agrega la pieza, contribuirá al crecimiento económico y social del país, mediante la generación de empleos y el mejoramiento de las condiciones  productivas y de acceso a la riqueza.

  Establece que serán consideradas micro, pequeña y mediana empresa toda unidad de explotación económica, realizada por persona natural o jurídica, en actividades empresariales, agropecuarias, industriales, comerciales o de servicio rural o urbano.

  La microempresa será una unidad económica formal o informal con un número de uno a 10 trabajadores y un activo de hasta RD$1.0 millón y que genere ingresos brutos o facturación anual hasta RD$2 millones.

  La pequeña empresa tendrá un número de 11 a 50 trabajadores y un activo de hasta RD$1.0 millón y un centavo hasta RD$9 millones y deberá generar ingresos brutos anuales de RD$2 millones hasta RD$35 millones.    

  Mientras, la mediana empresa tendrá de 51 a 200 trabajadores y un activo de RD$9 millones hasta RD$35 millones y generar ingresos brutos anuales de hasta RD$150 millones.

  El proyecto da carácter de ley al Fondo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, que fue establecido mediante el decreto 238-97. 

  El objetivo del fondo es promover el financiamiento de estas entidades cuidadosamente seleccionadas a través de la evaluación de los niveles potenciales de rentabilidad y viabilidad de los proyectos.