Proyecto quitaría impuesto al sirope

http://hoy.com.do/image/article/34/460x390/0/B5D8AB9C-70A6-45F8-A2BB-6EA1E75ADB7A.jpeg

POR PEDRO GERMOSEN
Luego de participar en un almuerzo con el embajador de Estados Unidos, Hans Hertell, el presidente del Senado, Andrés Bautista García, convocó a la celebración de una sesión extraordinaria para conocer mañana sábado el proyecto que eliminaría el impuesto a las bebidas que utilicen sirope de maíz como edulcorante.

     De inmediato, el senador de La Romana, Enrique Seijas, afirmó que de esta manera el embajador Hertell comete una nueva intromisión en los asuntos internos, lo que consideró una acción “sumamente irritante e irrespetuosa”.

     La pieza legislativa, original del presidente Leonel Fernández, ha dividido los pareceres del bloque mayoritario del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

     En almuerzo con Hertell participaron otros miembros de la Cámara Alta, informó Seijas, quien dijo que el proyecto en cuestión debe tratarse en lo adelante y no se manera intempestiva como se pretende ahora.

     “Incluso, el presidente del Senado se comprometió con senadores de las zonas azucareras a no conocer este tema hasta diciembre, lo que fue variado luego de la reunión con el embajador Hertel”, expresó el congresista romanense.

     “Esta actitud resulta sumamente irritante e irrespetuosa”, dijo Seijas, quien exhortó a sus compañeros de bloque a mantener la dignidad y la defensa a la industria nacional de la caña.

     Los invitó a emular el gesto de los miembros del Senado y la Cámara de Diputados de México, que rechazaron la intención de quitar el gravamen del 20 por ciento fijado allá a las bebidas que utilizan jarabe de maíz, “no dejándose manejar por la embada de Estados Unidos.”

     Se preguntó que qué dirían los congresistas de los Estados Unidos si un diplomático dominicano o de cualquier otra nación tratara de presionarlos.

     “De seguro que lo menos que pedirían fuera su retiro”, significó el senador de La Romana.

     “Confío en que mis colegas, como siempre, pongan el interés nacional por encima de todo y no se dejen manipular por el embajador de los Estados Unidos”, expresó Seijas.

     “Esperamos que los senadores no asistan a la sesión y que los que vayan a la reunión previa,  tampoco vayan al hemiciclo, porque esto constituiría una falta de ética, de nacionalismo y de compañerismo”, dijo.

     Consideró que el proyecto que elimina el impuesto al jarabe de maíz no debe ser conocido antes de dar oportunidad a que el sector azucarero resuelva sus inconvenientes.

     Sostuvo que la industria azucarera y agropecuaria genera miles de empleos.

     El presidente de la comisión especial, Alejandro Santos, rindió en la sesión del miércoles pasado un informe favorable a la aprobación de la controvertida legislación, pero pidió que se conociera posteriormente.

     A través de su embajada aquí, el gobierno de los Estados Unidos advirtió que de mantenerse el gravamen al sirope de maíz el Tratado de Libre Comercio (TLC) no sería ratificado por el Congreso norteamericano.

     El sector azucarero nacional respalda el impuesto para evitar, sostiene, que esa industria, que genera decenas de empleos, sucumba.

     Por otro lado, los empresarios de zona franca defienden la eliminación del impuesto en aras de no perjudicar la futura vigencia del TLC, sin el cual, advierten, tendrían que cerrar sus operaciones.

     Las zonas francas, señalan, generan aquí unos 240 mil empleos directos y más de medio millón indirectos.

     Los senadores y diputados que respaldan el mantenimiento del 25 por ciento a las bebidas que usen jarabe maíz son principalmente de las provincias cañeras.

     Los senadores José Hazim Frappier (PRSC-San Pedro de Macorís); Enrique Seijas (PRD-La Romana) se oponen rotundamente a la eliminación del citado gravamen.