Proyectos en conjunto

Pienso que sería interesante comentar sobre los negocios en pareja, viendo que los matrimonios emprendedores suelen compartir muchos puntos de vista, y mayormente viven las altas y bajas de manera similar, lo que favorece el que tengan mucha empatía y se apoyen el uno en el otro, permitiendo superar con mayor facilidad los baches propios de un negocio
Una de las ventajas claves de emprender un negocio con tu pareja, es que otras personas pueden tardar en entender la misión o visión del proyecto, pero tu pareja lo tendría asimilado ya que, incluso, pudo ver nacer el proyecto desde cero. Esto aumenta las probabilidades de hacer un mejor equipo y que entre ustedes cubran las debilidades que tienen el uno y el otro.
Es casi un hecho que trabajar proyectos en conjunto profundizará su vínculo, y por ende, fortalecerá su relación de pareja. Pero claro, necesitarán habilidades de negocios complementarias, la capacidad de separar tu vida laboral de la personal y la de pasar mucho tiempo con tu pareja. Si no tienen todo el cuidado del mundo, los problemas del negocio podrían trasladarse fácilmente al plano personal y viceversa. Diferenciar entre los problemas de la vida privada y la profesional puede resultar un verdadero reto.
Se necesita un nivel saludable de respeto y confianza para hacer negocios con alguien, más si es con la pareja, pero también tendrán más éxito si llevan un buen tiempo juntos, ya que las parejas que llevan mucho tiempo casadas suelen manejar esto mejor, porque están acostumbrados a los altibajos, a los años buenos y a los malos.
Es imprescindible tomarse el tiempo para escribir un plan de negocios sólido y para pensar en la logística de todo, si no pueden escribir el plan de negocios juntos y elaborar los contratos o las asociaciones jurídicas necesarias y si no se ponen de acuerdo sobre lo que está ocurriendo, eso podría ser una señal clara de que no va a funcionar. Es vital ponerse de acuerdo en todo, en por qué y para qué se emprende el negocio, y cuál es el fin o los objetivos a alcanzar, si no están en la misma sintonía sobre lo que desean ni con el orden de prioridades a la utilidad que le darán a los beneficios adquiridos, será muy difícil que todo fluya a favor de alcanzar esa meta. Sólo si trabajan en miras de alcanzar un mismo fin, es que podrán ver esos grandes frutos deseados.
Ahora, nadie debe entrometerse en las tareas del otro. Siguiendo esa premisa, será más sencillo alcanzar el éxito y evitar la disolución de la compañía o la separación.