PRSC abortó asamblea; faltó consenso plancha

PRSC abortó asamblea;  faltó consenso plancha

La convención Nacional Ordinaria de Delegados del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) que estaba pautada para realizarse ayer para escoger los miembros de la alta dirección por cuatro años, fue suspendida tras más tres horas esperando la concertación de un acuerdo.


En un ambiente tenso, donde se le impidió a la prensa entrar al salón de votación, hasta el final, el comité organizador decidió, minutos después de la 1:00 de la tarde, aplazar la jornada alegando la falta de consenso.


“La Comisión de Elecciones procede a diferir la presente convención nacional ordinaria a los fines de armonizar la presentación de una plancha unitaria que represente las diferentes corrientes de pensamiento dentro de nuestra organización política”, dijo Castro, en un comunicado que leyó a los presentes.


Sin embargo, las versiones que pusieron a circular en la sede del partido reformista eran diversas. Curiosamente a las 9:30 de la mañana el dirigente político Eddy Alcantara había pronosticado que la asamblea de los reformistas sería suspendida, porque le había ordenado a sus delegados no acudir, como una forma de demostrar su poder dentro del PRSC, el cuál se según se supo totaliza 311 asambleístas, algunos de los cuales se les vetó a participar en la asamblea.


El dirigente Tácito Perdomo, aunque admitió la tardanza de la asamblea, negó que fuese por falta quórum, pues solo faltaban 16 delegados y habían tres guaguas (que venían desde Higuey, Cotuí y Barahona) pero aunque retrasadas, “estaban de camino”.


El diputado Máximo Castro ya había hablado sobre su confianza en la transparencia del proceso y el trabajo con el acompañamiento de la Junta Central Electoral (JCE) en el registro de votantes y la supervisión de la asamblea.


“De aquí el partido va a salir unido. Pasarán cosas normales de la política pero no habrán confrontación”, aseguraba Castro en la mañana, que fue tornándose estresante en los alrededores de la Casa Reformista de la Avenida Tiradentes, pues un grupo armado con cornetas y megáfonos desde la entrada del local gritaba: “Somos reformistas, tenemos derecho a la convención”.


La multitud que fue creciendo tuvo que ser aplacada por el diputado Pedro Botello, quien les pidió manejarse con inteligencia. “Cero caos, dejen que hagan lo que quieran. Ahora bien, si no se someten a la legalidad el tribunal hablará por si solo”, dijo.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas