Puerto Rico y Tesoro de EE.UU. envían mensaje conjunto al Congreso estadounidense

Alejandro Garcia y Jacob Lew

San Juan.- El Tesoro de EE.UU. y el Gobierno de Puerto Rico enviaron hoy un llamado conjunto al Congreso estadounidense, particularmente a los republicanos, para que aprueben antes de marzo una ley que permita a la isla y Estado Libre Asociado declararse en quiebra y reestructurar su asfixiante deuda.

Para ello, el secretario del Tesoro, Jack Lew, visitó este miércoles la isla y se reunió con líderes políticos, legislativos, empresariales y sociales para culminar así un viaje básicamente simbólico que pretendía llamar la atención sobre la “urgente” problemática de Puerto Rico.

“Estoy aquí porque la situación es urgente; para poner de relieve que es el momento de que el Congreso actúe”, dijo Lew ante la prensa.

La propuesta del Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, presentada en octubre y pendiente de aprobación en el Congreso, consiste en crear un marco legal para la declaración de quiebra y establecer una junta de control fiscal independiente que supervise cómo la isla gestiona sus recursos, entre otras medidas.

Sobre el temor a que esa junta asuma poderes propios del Gobierno, Lew dijo que “ambas cosas no son incompatibles- Se puede llevar a cabo una supervisión efectiva y al mismo tiempo respetuosa con el autogobierno”, defendió, tras insistir en que la Casa Blanca nunca ha hablado de “rescate” sino de “reestructuración” de la deuda.

“Ni nosotros lo estamos pidiendo y ni ellos no lo están ofreciendo”, añadió por su parte, tras una reunión con Lew ,el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, quien insistió en que lo más urgente es que la isla cuente con un marco legal para poder declararse en quiebra y reestructurar su deuda de 72.000 millones de dólares.

Pese al mensaje coordinado que ambas partes quisieron transmitir, en Puerto Rico hubo otras lecturas y, por ejemplo, la candidata a representante de la isla en el Congreso de EE.UU. por el Partido del Pueblo Trabajador, Mariana Nogales, dijo que la visita de Lew será inútil.

Según ella, el Gobierno carece una propuesta integrada y coherente para renegociar la deuda y reconstruir la economía. Por su parte, el presidente del Senado de Puerto Rico y miembro del partido gobernante, Eduardo Bhatia, dijo que la creación de una junta de supervisión fiscal es “inaceptable”.

Su homólogo en la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, apuntó además que “el Tesoro no tiene un plan B para atender la negociación y las herramientas para pagar la deuda”.

La candidata a gobernadora por el Partido Independentista de Puerto Rico (PIP), María de Lourdes Santiago, dijo que lo único que hizo Lew con su visita fue declarar “desahuciado” a este “moribundo” Estado Libre Asociado a EE.UU.

“Lo único que ha hecho es reiterar que la Administración Obama no hará nada” por ayudar a Puerto Rico, aunque esta dice estar haciendo todo lo que está en su mano para lograr que la isla vuelva a la senda del crecimiento, que abandonó hace ya una década, aseguró.

“No dejaremos de dar la vuelta a ninguna piedra en busca de cosas que desde la Administración podamos hacer para ayudar, pero, incluso con todas nuestras herramientas, no seríamos tan eficaces como lo sería la intervención del Congreso”, añadió.

De cara a los bonistas, y como ya dijera García Padilla en su día, Lew lanzó el mensaje de que el sacrificio que está haciendo el pueblo de Puerto Rico tiene que ser compartido por sus acreedores, en alusión a la necesidad de que estos acepten la renegociación de la deuda.

“Este es el momento de que el Congreso (de EE.UU.) actúe. Es un error que alguien piense que hay un plan B que sea tan efectivo”, resumió Lew tras una maratoniana jornada de reuniones. Entre ellas, se encontró con el líder de la oposición y representante de Puerto Rico en el Congreso de EE.UU., Pedro Pierluisi, quien a la salida dijo que “a nadie le convienen impagos masivos en Puerto Rico- ni a los puertorriqueños, ni a nuestros acreedores”.

“Tenemos una crisis inmediata de liquidez en Puerto Rico y en mayo y junio tenemos unas obligaciones enormes pendientes”, por lo que, con independencia de lo que haga el Congreso, en su opinión, “es imperativo asegurarse” de que el Gobierno “tenga los recursos necesarios para cumplir con sus obligaciones”.

La visita de Lew tiene lugar tan solo unos días antes de que el Congreso estadounidense celebre una nueva vista sobre este asunto.

En este caso, será el martes 26 de enero en la Subcomisión de Asuntos Indígenas, Insulares y Nativos de Alaska de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal.

La vista debatirá sobre “la necesidad de crear una autoridad de estabilidad financiera y crecimiento económico de Puerto Rico” y allí se discutirá sobre la creación de la citada junta de supervisión fiscal.