Puesto de la ONU resulta bombardeado en Libano

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/1ABE3F12-64D2-4E62-82F9-A516E06E9A5B.jpeg

BEIRUT (AP)Un puesto de observación de las Naciones Unidas fue cañoneado el viernes durante los combates entre fuerzas de Jezbolá e Israel, que continuó sus ataques aéreos y parecía estar preparando una invasión por tierra.

El ejército israelí dijo que los cohetes de Jezbolá alcanzaron un puesto de la ONU cerca de Zarit, localidad israelí próxima a la frontera. Un funcionario de la ONU, en tanto, afirmó que el puesto había recibido fuego de la artillería israelí.

El puesto sufrió grandes destrozos, pero el personal ghanés que lo operaba resultó ileso ya que se había amparado en un refugio, según la ONU.

Por décimo día, los aviones de combate israelíes bombardearon el sur del Líbano. Una vivienda en el poblado de Aitaroum fue arrasada y se creía que había diez personas adentro, pero el personal de rescate no pudo investigar de inmediato porque los bombardeos continuaban, de acuerdo con funcionarios de seguridad.

Otro objetivo de los aviones israelíes fue la principal carretera entre el Líbano y Siria. Un puente de 1,6 kilómetros (una milla) entre dos montañas fue parcialmente destruido.

Fuentes israelíes dijeron que dos helicópteros Apache chocaron en el norte de Israel el viernes y que un oficial murió y tres resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. La cadena árabe Al Yazira informó que los cuatro militares israelíes habían muerto, pero no dio la fuente.

Por lo menos 335 personas murieron en el Líbano desde que comenzó la campaña israelí contra Jezbolá, según reportó el ministro de salud libanés Mohammed Jawad Khalife hacia el mediodía.

Israel, mientras tanto, parece decidida a lanzar una incursión terrestre en gran escala para expulsar a Jezbolá de la zona fronteriza. Se especula que los israelíes tendrían que actuar pronto ya que es previsible que la tolerancia internacional a su campaña no dure demasiado.

Altos funcionarios israelíes se reunieron el jueves por la noche para decidir cuánta gente movilizar hacia el Líbano, según oficiales de alto rango, quienes dijeron que Israel no suspenderá su ofensiva hasta que haya empujado a todos los militantes de Jezbolá más allá del río Litani, que fluye a unos 30 kilómetros de la frontera.

El secretario general de la ONU Kofi Annan advirtió que se está generando una gran crisis humanitaria en el Líbano y pidió un cese al fuego inmediato.

La ONU calcula que medio millón de personas han sido desplazadas de sus viviendas. Unas 130.000 se habrían ido a Siria y habría 45.000 que necesitan ayuda urgente.

Más de 300.000 personas viven al sur del río Litani, en una franja que Israel utilizó en el pasado como una zona de seguridad.