Punción lumbar como método diagnóstico

Para la punción lumbar se utiliza una aguja de aproximadamente 10 cm con mandri l .

La punción lumbar (PL) consiste en la introducción de una aguja en el espacio subaracnoideo ubicado entre las meninges aracnoide y piamadre la cual nos permite obtener líquido cefalorraquídeo (LCR) con fines diagnósticos en enfermedades del sistema nervioso (SN). El líquido cefalorraquídeo es un ultra filtrado del plasma, compuesto principalmente por agua, proteínas, sodio, potasio, calcio, cloro, sales inorgánicas (fosfatos) y componentes orgánicos (gliales) que baña el encéfalo y la médula espinal. Circula por el espacio subaracnoideo, los ventrículos cerebrales y el canal ependimario sumando un volumen entre 100 y 150 ml. en condiciones normales.
El LCR es producido en un 70 % en los plexos coroideos de ventrículos cerebrales laterales y 30 % en el epéndimo a razón de 0.35 ml/minuto o 500 ml/día. El líquido cefalorraquídeo tiene varias funciones, actúa como amortiguador y protege de traumatismos al sistema nervioso central además proporciona al encéfalo el soporte hidroneumático necesario contra la excesiva presión local. Sirve como reservorio y ayuda a la regulación del contenido del cráneo, cumple funciones de nutrición del encéfalo (en menor medida), y metabolitos del sistema nervioso central. La obtención de este líquido es importante debido a que es elemento de diagnóstico de enfermedades neurológicas, como pueden ser los síndromes meníngeos, las hemorragias subaracnoidea y tumores cerebro-espinales.
Punción lumbar. Para la punción lumbar se utiliza una aguja de aproximadamente 10 cm con mandril. El anestesiólogo debe estar siempre preparado utilizando atuendo estéril (guantes, gorro y mascarilla) y el paciente puede estar sentado o acostado en decúbito lateral; recordando que la médula espinal termina en los niveles L1-L2, se utiliza la línea imaginaria de Tuffier, para no poner en riesgo un daño en la misma, y por ello se opta por el acceso al líquido del fílum terminal. La punción se realiza entre la cuarta y la quinta vértebras lumbares en el adulto después de esterilizar con solución antiséptica la región lumbosacra para garantizar que al momento de introducir la aguja ningún microorganismo llegue al espacio subaracnoideo.
Luego de confirmar que se llegó al espacio subaracnoideo por salida de líquidocéfalo raquídeo, se espera a que comience a gotear a través de la aguja y se recomienda llenar tubos de ensayo estériles para llevar al laboratorio y determinarlos valores de su composición. El color macroscópicamente es importante, ya que podemos ver si existe sangre o si el color sale turbio con lo que podemos sospechar de enfermedades infecciosas del SN; por cualquier valor alterado microscópicamente podemos sospechar o descartar alguna enfermedad desmielinizante, polineuropatia o escrelerosante.
La punción lumbar como diagnóstico, nos ayuda a complementar con estudios de imágenes y en conjunto con los síntomas del paciente a detectar a tiempo cualquier enfermedad. Para este procedimiento se administra anestésico local en el área de la punción para evitar dolor y si el paciente coopera en todo momento, se realiza de una manera rápida y eficaz y el médico tratante puede dar tratamiento intrahospitalario específico y dar de alta lo más pronto posible. En niños, si no hay cooperación se debe de realizar procedimiento bajo anestesia general.