Punto:Incentivos fiscales (y III)

José Mercedes  Feliz j_mercedes@hotmail.com

Tradicionalmente los gobiernos han utilizado los incentivos fiscales como herramientas para promover objetivos económicos.
Y especifican tratamientos tributarios preferenciales que se ofrecen a grupos selectos de contribuyentes dirigidos a la inversión para la creación de fuentes de empleo, generación de divisas y la exportación.
En la actualidad en el país existen 12 leyes de incentivos fiscales.
De hecho, las naciones desarrolladas normalmente utilizan los incentivos para promover actividades de investigación, desarrollo y las exportaciones, y contribuir a que sus empresas sean competitivas en el mercado global.
Mientras que los países emergentes los utilizan para atraer inversiones extranjeras e impulsar las industrias nacionales.
Los incentivos de exenciones y exoneraciones en República Dominicana están establecidos en las leyes 16-95, 8-90, 56-07, 84-99, 28-01, 158-01, 480-08, 57-07, 108-10, 392-07, 171-07 y la 150-97.
En los últimos años el país se ha abierto considerablemente al mundo.
Esta apertura se refleja en el marco jurídico vigente así como en los acuerdos internacionales que han sido firmados para el fomento del comercio y la inversión.
El uso generalizado de incentivos tributarios ha sido justificado por la necesidad de corregir las ineficiencias del mercado asociadas a ciertas actividades económicas, promover a la nueva industria e inversiones móviles, que son altamente sensibles a la competencia tributaria, así como generar una forma de economía de aglomeración o externalidades de concentración, y subsidiar a empresas cuando su sector se encuentra en recesión.
Los incentivos están contenidos en las leyes Nos. 16-95, que crea un marco regulatorio especializado para la inversión extranjera; 8-90, dirigida a fomentar e incentivar nuevas zonas francas de exportación y su desarrollo, con exención del 100%; la 56-07, que otorga a la industria textil y confección de accesorios y calzados un tratamiento especial, y 84-99, que elimina las cargas impositiva del pago de aranceles por materiales incorporados a los productos exportados.
Además, la 28-01, que promueve el desarrollo y crecimiento económico de las provincias fronterizas; la 158-01, que fomenta el desarrollo y construcción de proyectos turísticos; la 480-08, que crea el sistema jurídico de las zonas francas, y la 57-07, que fomenta la energía renovable proveniente de recursos naturales.