Putin recibe al líder sirio Bashar al Asad

m3

MOSCÚ. AFP. Rusia tomó la iniciativa en el conflicto de Siria al informar ayer haber recibido a su aliado Bashar al Asad en su primera salida del país desde 2011, y anunció para el viernes una reunión cuatripartita que incluirá a Estados Unidos.

Paralelamente a su compromiso militar con el régimen de Asad ante los rebeldes en Siria, Moscú afirmó que tras las operaciones militares habrá un “proceso político” en el país devastado por 4 años de guerra.
Al día siguiente de la visita de Asad a Moscú (el martes), el presidente ruso Vladimir Putin se contactó con los principales dirigentes de la región, entre ellos el rey saudita Salmán y el presidente turco, ambos hostiles a que Asad siga en el poder. La estadía de Asad, que fue anunciada una vez que regresara a Damasco, tuvo lugar en tanto la aviación rusa comenzó su cuarta semana de bombardeos aéreos, uno de los cuales alcanzó a un hospital de campaña en la provincia de Idleb provocando 13 muertos según una ONG.

“Trece personas murieron en ataques aéreos rusos el martes en una clínica de campaña” en la ciudad de Sarmin, en la provincia de Idleb, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña. Al Asad agradeció a Putin la intervención militar rusa en Siria.

La entrevista subrayó la determinación de Rusia de apoyar a Siria y Al Asad, al que las imágenes difundidas por el Kremlin muestran sonriente y distendido. “Me gustaría agradecer una vez más al pueblo ruso su apoyo a nuestro país y expresar la esperanza de que venceremos al terrorismo”, dijo Al Asad. “De no haber sido por las acciones de Rusia, el terrorismo se habría propagado por la región, se habría apoderado de un territorio aún más grande”, agrego.