Putin se compromete asistir palestinos

RAMALA (EFE).- El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, declaró ayer que ayudará a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) con helicópteros, equipos de telecomunicaciones y entrenamiento para los servicios de seguridad palestinos.

   “Lo que no se puede esperar es que la Autoridad Nacional Palestina luche contra el terrorismo lanzando piedras”, declaró Putin en una conferencia conjunta con el presidente palestino, Mahmud Abás, en la Mukata de Ramala.

   Esta ayuda se llevará a cabo en tres fases, según Putin, quien no mencionó la posible entrega a los palestinos de vehículos blindados, lo que podría indicar que se ha retractado ante el rechazo de Israel sobre este asunto.

   Preguntado sobre la conferencia internacional de paz que propuso esta semana en su visita a Egipto, Putin declaró que “no me he retractado”, pero puntualizó que “a lo que me refería es a una reunión y no a una cumbre”, que dijo que se celebrara a nivel ministerial el 8 y 9 de mayo en Moscú y en la que participará el Cuarteto de Madrid

   El presidente ruso exhortó además a Israel a liberar a los prisioneros palestinos para promover el proceso de paz, y al presidente Mahmud Abás a luchar contra el terrorismo.

   También, Putin pidió al primer ministro israelí Ariel Sharón que levante las restricciones que afectan a la población palestina en Cisjordania y en la franja de Gaza a fin de apuntalar los esfuerzos diplomáticos para reanudar el proceso de paz entre los dos pueblos.

   En cuanto a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y sus organismos de seguridad, dijo Putin, “confío en que lucharán contra el terrorismo”, alusión a las facciones rebeldes de la resistencia.

   El presidente palestino, de su parte, expresó su apoyo a una conferencia internacional de paz en Moscú, como propuso esta semana el presidente ruso en El cairo, capital de Egipto.

   Abás pidió asimismo a Israel, como hizo Putin, la liberación de los prisioneros palestinos, y que respete los compromisos asumidos por el primer ministro Ariel Sharón en la “cumbre” de Sharm el-Sheij, el pasado 8 de febrero, y cese la expansión de los asentamientos judíos “pues ello no contribuirá a la paz” con su pueblo, según dijo.

   Putin, que también celebró conversaciones con el jefe del Gobierno israelí, Ariel Sharón, le instó el jueves a “ayudar a Abas pues, de lo contrario, los extremistas palestinos se harán con el poder”. En este sentido, el presidente de Rusia coincide con el de los Estados Unidos, George W. Bush, en sus llamamientos a Sharón.

   Por su lado, el ministro del Interior, Naser Yusef, a cargo de los organismos de seguridad, considera que para mantener el orden en Cisjordania y Gaza es imprescindible dotar de armas adecuadas a los efectivos de la ANP, y ha solicitado esta semana su provisión a funcionarios de EEUU, a lo que también se opone Israel.

   Antes de comenzar la reunión en la Mukata, Putin depositó una corona de flores rojas y amarillas en la tumba de Yaser Arafat después de pasar revista a una guardia de honor y de escuchar junto con Abás y varios ministros de su Gobierno, los himnos nacionales de sus pueblos.

   La ceremonia y la conferencia en la Mukata se celebraron bajo estrictas medidas de seguridad en torno de la sede del Gobierno palestino. Los agentes de seguridad de Putin se mezclaron con los de la policía palestina, que cerraron herméticamente la zona.

   En las conversaciones participaron el primer ministro de la ANP, Ahmed Qurea; el viceprimer Shaat, también titular de Informaciones; el ministro de Exteriores, Naser al-Kidua, y el encargado de las negociaciones con Israel, Saeb Erekat.