Pyme y  modelo económico

Con frecuencia  se ha reclamado la modificación  de nuestro modelo económico tomando como referentes el endeudamiento interno y externo, la calidad del gasto público y la falta de correspondencia entre el vigoroso crecimiento de la economía y el endeble desarrollo humano. Se plantea  como elemento indeseable del modelo actual la alta proporción de informalidad de la economía y las cuantías de  deuda externa y consumo en el tamaño del  PIB.

Las trabas que dificultan el acceso de sectores de la economía a las fuentes de financiamiento han sido señaladas como fallas del modelo. Entidades como  la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH) y la Federación de Asociaciones Industriales (FAI) han propuesto cambios para mejorar el acceso de las pyme a las fuentes de crédito y para reducir la proporción de deuda y consumo en el PIB.

Recientemente la Junta Monetaria liberó RD$3,000 millones del encaje legal de los bancos para beneficiar a la construcción con créditos blandos. ¿Sería posible hacer este tipo de operación para beneficiar a las pyme productoras de bienes y prestadoras de  servicios con créditos a condiciones menos rígidas que las actuales? Un cambio de este tipo en  el modelo económico podría influir en  la generación de empleos, la competitividad y la oferta exportable.

 

Peligro: semáforo en verde

Entre el 15 de marzo del año pasado y el 15 de noviembre de este año la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) sometió a 60,642 conductores por violación de la luz roja del semáforo. Esta cifra enorme, que recoge la sanción de una sola de las tantas violaciones a la Ley de Tránsito, nos habla de la gravedad del problema que tenemos en materia de seguridad vial y obliga a recomendar que se vigile con mayor celo  los hábitos de manejo.

La cifra dada por AMET ayer, Día Mundial de las Víctimas  por Accidentes de Tránsito, indica que se necesita ponerle especial atención a una violación que arriesga las vidas de quien la comete y de los demás. Para violar la luz roja del semáforo es necesario  que el individuo que lo hace tenga  una inclinación que, si no es propiamente homicida, al menos se le parece mucho, pues pone en peligro al que con justo derecho y apego a la ley cruza el semáforo en verde.