Qatar eliminada del Mundial tras perder ante Senegal

Qatar eliminada del Mundial tras perder ante Senegal

Jugadores de Senegal celebran gol.

La selección de Qatar está virtualmente eliminada tras perder por 1-3 ante Senegal. Los africanos se adelantaron antes del descanso con un tanto de Boulaye Dia y abrieron distancias al comienzo de la segunda mitad con un cabezazo de Famara Diédhiou.

La anfitriona recortó distancias con un gol histórico, el primero de su selección en un Mundial, de Mohammed Muntari y cerca estuvo de empatar si no llega a ser por las grandes intervenciones del guardameta senegales Mendy.

Bamba Dieng consiguió el tercero que dio la tranquilidad y sentenció los últimos intentos de los qataríes. De esta manera, Qatar puede ser el primer equipo en caer eliminado.

Cualquiera de los dos equipos que perdiera quedaría eliminado. Qatar y Senegal no sumaron puntos en el debut y, ambos necesitaban los tres puntos si deseaban continuar con el sueño de pasar la fase de grupos.

Le invitamos a leer: Qatar: Neymar se lesiona tobillo en el debut y alarma a Brasil

Un empate podría haberlos dejados relegados en la tabla como también la derrota para cualquiera significaría la eliminación de la Copa del Mundo a falta de jugar el tercer partido. Justo lo que pasó con Qatar.

Irán venció a Gales

Con agónicos dos goles en el tiempo de descuento, Irán derrotó el viernes 2-0 a Gales y la obligó a buscar una complicada clasificación a octavos de Catar-2022 en un último duelo fratricida con la vecina Inglaterra.

Gales, que había sufrido la expulsión del arquero Wayne Hennessey en el minuto 87, se salvó primero en dos tiros a los palos pero acabó sucumbiendo con goles de Roozbeh Cheshmi en el minuto 90+8 y de Ramin Rezaeian en el 90+11, que desataron la euforia de la abundante afición iraní en el estadio Ahmad Bin Ali de Doha (45.000 espectadores).

Irán suma ahora tres puntos en el Grupo D, los mismos que la líder Inglaterra, que cerrará la segunda jornada a las 19H00 GMT ante Estados Unidos, que cuenta con una unidad al igual que Gales.

El equipo de Gareth Bale, tan gris como el resto de sus compañeros el viernes, está obligada a vencer en la última jornada a Inglaterra para aspirar a su primera clasificación a unos octavos de un Mundial, donde no competía desde 1958.

Los prolegómenos del choque estuvieron centrados en el comportamiento de los jugadores iraníes durante el himno nacional, que se negaron a cantar en el debut en un gesto interpretado como protesta ante la dura represión de las actuales manifestaciones en su país.

El viernes, los futbolistas sí cantaron el himno mientras se escuchaban de nuevo silbidos desde las gradas ocupadas por sus aficionados.

Cuando comenzó a rodar el balón, la actitud del ‘Team Melli’ también fue radicalmente distinta a la del choque previo ante Inglaterra, en el que fueron avasallados 6-2.

Irán salió a morder a un rival con muchos menos argumentos futbolísticos que la escuadra de Gareth Southgate, al que no dudó en frenar con duras entradas cuando lo consideró necesario.

En ataque, el equipo de Carlos Queiroz estuvo más afilado con destellos de un fútbol asociativo que, llevado al extremo, les costó la anulación de un temprano gol.

En el minuto 16, el carrilero galés Connor Roberts rifó una pelota al centro de su campo facilitando que Sardar Azmoun y Ali Gholizadeh se combinaran en una doble pared.

Azmoun se encontró en posición franca para disparar pero renunció a su cita con el gol y dio un pase extra a Gholizadeh, que marcó en fuera de juego.

Gales estaba otra vez atascada en la circulación como en su empate 1-1 inicial ante Estados Unidos. El veterano Aaron Ramsey, el único apto para encender la luz en el medio campo, no lograba tranquilizar a sus precipitados compañeros y Bale era una solitaria isla en el ataque.

Publicaciones Relacionadas