Qué se dice
Un feo espectáculo

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/6D64D226-955B-4B77-BD65-27E9D6CE4731.jpeg

No se trata, como piensa el renunciante senador Amable Aristy Castro, de un problema que solo incumbe a los higüeyanos, que a lo mejor se sienten contentos y felices porque el senador por el que votaron masivamente en las pasadas elecciones ha decidido, por segunda ocasión consecutiva, que la Liga Municipal Dominicana es una posición más rentable para su proyecto político que una simple senaduría, pues aunque no lo crea así el astuto dirigente reformista la democracia dominicana se resiente cuando presencia espectáculos como el de su juramentación, tres meses después de ser electo como Senador de la República, para renunciar un minuto después dejando en su lugar a un primo de confianza.

Para colmo, Aristy Castro pretende que se le reconozca -y a lo mejor hasta que se le agradezca- el gesto de no cobrar su salario durante los tres meses que no trabajó, ni recibir exoneraciones ni viáticos a cargo de una función pública que nunca le interesó desempeñar. ¡Maña fuera!

Estadísticas

  Abundantes son ya las estadísticas que dan cuenta de los altos niveles de violencia presentes de la sociedad dominicana, como las que lleva día por día y mes por mes la Procuraduría General de la República, pero las que acaba de ofrecer el Superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada, un organismo dependiente de las Fuerzas Armadas que dirige el general Tomás González Mercedes, no solo son inéditas sino también preocupantes. Nada menos que 34 vigilantes privados han muerto en servicio y otros 247 han sido despojados de sus armas en los últimos 16 meses, una sombría estadística que el oficial se ha comprometido a reducir ofreciendo una mayor capacitación del personal que labora en las compañías de seguridad privada. Con lo que no hay nada que hacer es con las armas sustraídas a esos vigilantes -entre las que figuran 174 escopetas y 54 revólveres- en manos de los delincuentes, que por lo visto han convertido a los “guachimanes” en su principal fuente de abastecimiento.

El candidato

  Parece que la campaña presidencial del 2008, que tendrá como atractivo adicional el debut del general retirado Pedro de Jesús Candelier, tendrá igualmente su toque jocoso, pues Nemen Nader Rodríguez ha decidido lanzarse al ruedo político, tras darse cuenta -dice- de que el país necesita que desde el Palacio Nacional gobierne un presidente con “autoridad”. Y no solo eso: “la población no necesita de un presidente chistoso, gracioso y relajado, tampoco de uno que hable lindo y ande viajando mientras el pueblo sufre miseria, dolor, hambre y apagones, sino de un jefe de Estado con mando y poder”, dice en su proclama Nemem Nader, quien figura en el copioso anecdotario político criollo como el hombre que convirtió los panties rojos en una eficaz herramienta propagandística en favor del doctor Joaquín Balaguer. ¿Conseguirá el flamante aspirante a la Presidencia un partido o coalición de partidos que sirva de cobijo a su candidatura? He ahí un excelente indicador para medir lo poco o mucho que ha avanzado la democracia dominicana.