¿Qué de la vacuna contra el SIDA?

Con estas inquietudes e interrogantes abordamos al Dr. José Esparza en la sede de ONUSIDA en Ginebra. El Dr. Esparza, jefe del equipo de vacunación y experto en la orientación de la vacuna contra el SIDA de la Organización Mundial de la Salud (OMS), empezó poniendo de relieve el hecho de que esta pandemia se ensaña con las personas infectadas de escasos recursos, en particular las mujeres, quienes al tener ingresos más bajos que los hombres acuden a servicios públicos en vez de buscar atención de médicos especialistas.

En lo que concierne al resultado de los trabajos sobre las vacunas y los experimentos llevados a cabo en este campo, el Dr. Esparza dijo que las primeras pruebas con éxito se realizaron en chimpancés, y que desde 1987 han venido probándose aproximadamente 25 vacunas diferentes en unos 5,000.

humanos voluntarios sanos, la mayor parte de los Estados Unidos y de Europa, quienes reciben una adiestramiento especial a fin de que eviten comportamientos de riesgo durante la terapia, tales como sexo sin protección y drogas. Los países de América Latina que han participado en estos últimos cinco años son Brasil y Cuba.

Los experimentos, según el número de voluntarios se los ha llamado Fase I y Fase II (entre 20 y 200 voluntarios) y Fase III (miles de voluntarios), puntualizó el Dr. Esparza. Las Fases I y II son experimentos para probar la inocuidad de la vacuna, pero para probar su eficacia es preciso trabajar solamente con la Fase III, o sea con miles de voluntarios. El 50% de los voluntarios son inyectados con la vacuna experimental y a los restantes se les aplica un placebo sin que ninguno de los dos grupos sepa cual tipo de vacuna le fue aplicada. La primera vacuna de ensayo VIH de un experimento de Fase III fue usada en Estados Unidos en el mes de junio de 1998 y su composición estaba basada en una proteína del virus llamada gp120. Posteriormente, en marzo de 1999 se inició en Tailandia otro experimento de Fase III con esta vacuna. Se trataba de 2.500 voluntarios sanos, la mayor parte consumidores de drogas intravenosas.

Sin descuidar las varias consideraciones éticas que difieren en algunas partes del mundo y las realidades económicas distintas, como la de regiones pobres que no tienen acceso a los medicamentos y tomando en cuenta el hecho de que las personas infectadas con el virus han venido sufriendo distintas formas de discriminación, se tiene mucho cuidado en no causar perjuicios de orden social a los voluntarios que participan en estos experimentos, ya que podrían ser marginados por prestarse a las pruebas de vacunación. El primer resultado de los experimentos es esperado para el mes de septiembre de 2001 y el Dr. José Esparza opina que quizás en unos dos años más puede salir a la luz una vacuna de eficacia relativa. ” Si logramos encontrar una vacuna que pueda vencer al virus en un 50%, habremos dado un paso gigantesco en la lucha contra el SIDA”, fueron sus palabras al finalizar la entrevista.