¿Qué es el volumen de tránsito?

– 1/3-
¿Qué es lo que hacen los contadores automáticos o manuales de tránsito? Cuando en una ciudad se quiere obtener el volumen de tránsito que circula o puede circular por una calle o parte de una avenida, por su sistema de vías de comunicación, es preciso hacer un estudio de sus volúmenes. Con esos estudios se obtiene la información necesaria para, con otros datos, llegar a determinadas conclusiones.
La forma para determinar los volúmenes de tránsito, entre otras, es haciendo recuentos por medio de contadores automáticos de tránsito y contadores manuales.
Los contadores de Tránsito automáticos tienen la ventaja de que los recuentos de volumen se hacen sin necesidad de personal permanente de cuidado. Tienen la desventaja de que no permiten la clasificación de los vehículos aun cuando pueden hacerse con ellos clasificaciones en el sentido del movimiento de los vehículos mediante instrumentos que llevan tubos de caucho.
Los contadores manuales son recomendados para determinar recuentos que no son posible obtener por medios mecánicos, como son las clasificaciones de vehículos por tipos, número de ocupantes, los giros, etc., pero el número de personas para hacer los censos es más numerosa, alrededor de una persona por cada mil vehículos por hora, lo cual puede aumentar según la congestión del tránsito y el número de vías que se crucen.
Existen otras clases de instrumentos para medir el volumen de tránsito, basados en el principio de la célula fotoeléctrica o por medio de detectores magnéticos o hidráulicos.
El volumen del tránsito es el número de unidades, cualquiera que sea el tipo de vehículo, peatones etc. que pasa por el punto previamente escogido de un tiempo especificado. La determinación de este volumen no es tan sencillo como aparenta ser, puesto que en la obtención de volúmenes es necesario tomar en consideración todos los vehículos que pasan o circulan por una calle, en un solo sentido o en ambos, o bien los que van por uno o más carriles o canales.