¿Qué estoy haciendo para cambiar el curso de vida metabólica?

2C_¡Vivir!_20_3ok,p01

Demos una mirada a nuestros hábitos de alimentación, nuestra “bandera nacional” (arroz, habichuelas, carne y vegetales) podría ser muy nutritiva si hiciéramos un balance en cuanto a la cantidad de sus componentes.
Tradicionalmente, el arroz ocupa más del 50 % del plato y el resto se divide entre los demás alimentos. Para que nuestra alimentación sea saludable debemos dividir el plato de la siguiente forma:

-Vegetales 50 %

-Arroz, víveres o
pastas 25 %
-Carnes o pescados 25%
Como vemos, ser diabético no significa comer todos los días guineítos hervidos; ser diabético implica conocer lo que ingiero cada día en cuanto a calidad y cantidad.
Sí podemos comer arroz o pastas, pero no como tradicionalmente hacemos, sino de forma balanceada con el resto de los alimentos buscando el aporte energético necesario para el desarrollo normal de nuestra vida.
Es por esto que se hace necesario recibir la orientación profesional de un nutriólogo sobre la forma correcta de ingerir nuestros alimentos.
En este mismo orden, también se hace necesario comentar sobre el uso de azúcar de caña. Muchos profesionales de la salud, en una forma ingenua, recomiendan a sus pacientes el uso de azúcar crema en lugar de azúcar blanca, la cual es muy perjudicial para los pacientes diabéticos, pero aunque si comparamos el azúcar blanca con la crema, esta última posee menos procesos químicos por lo que en ese sentido es más saludable, si hablamos del índice glucémico o la capacidad de aumentar los niveles de azúcar en sangre, podemos decir que blanca o crema es lo mismo, por lo tanto los pacientes diabéticos no deben utilizarlas.
Otra creencia es que la miel, por ser un producto natural, también es saludable, pero es bueno saber que 75 % del peso de la miel está compuesto por dos clases de azúcares (carbohidratos): la glucosa y la fructosa.