Qué hacer después de una extracción dental

dental

La cirugía de extracción dental requiere de cuidados especiales para que la encía sane con éxito. A continuación detallamos las pautas más importantes a tomar en cuenta para evitar complicaciones después de sacarte una muela.

Controlar el sangrado. Tu odontólogo te dará un poco de gasa para que la pongas en el lugar de donde fue extraída  la pieza. Según el portal vidaysalud.com, lo recomendable es durar con la gasa por lo menos media hora.

Si sientes la boca salada por la abundancia de sangre en tu saliva, entonces cambia la gasa cada 20 0 30 minutos. No te asustes, el sangrado irá disminuyendo paulatinamente.

Los especialistas dentales recomiendan no escupir ni tomar líquidos con sorbetes para evitar que se reanude la hemorragia. También, debes procurar mantener la cabeza erguida y muy poca actividad física durante el resto del día.

Evita los alimentos calientes. Las altas temperaturas en tu boca podrían disolver el coágulo necesario para que cure la herida. Consume alimentos suaves a temperatura ambiente, preferiblemente líquidos (sopas, jugos, yogurt). El helado y las bebidas frías se recomiendan para reducir la inflamación.

Controla el dolor. Toma las pastillas para el dolor antes de que se te pase la anestecia. Para evitar náuseas come algo antes de tomártelos. No te excedas en la dosis y sigue las instrucciones de tu médico.

Si te dieron puntos. Si son los puntos tradicionales tendrás que volver al dentista a retirártelos en una semana aproximadamente. En caso de que sean de los que desaparecen solos, igual, a la semana y algo desaparecerán también.

Cuándo volver al doctor. Hay circunstancias en las que debes actuar rápido y es necesario buscar ayuda médica. Especialmente, si te da fiebre, si la inflamación aumenta al tercer día, si el sangrado no se detiene o si te duele tanto que los analgésicos no te funcionan. 

La higiene. Puedes retomar el cepillado tras doce horas después de la cirugía. Hazlo suavemente para no lastimar la herida. Al enjuagarte la boca usa agua tibia con sal y no muevas el agua en tu boca. Solo reténla unos segudos y déjala salir sin escupir.