¿Qué hay de nuevo en los gimnasios hoy día?

Si usted es una de las personas  que concibe los gimnasios como el lugar indicado para tener el cuerpo deseado, he aquí una buena noticia: se descubrió una metodología que le garantiza que este deseo sea logrado. Esta consiste en la aplicación conjunta de  tres técnicas: “Stott pilates”,  “kinesis”  y “power  plate”, cada una con una filosofía distinta, pero que unidas ayudan a lograr bienestar físico,  equilibrio,  balance  y coordinación muscular.

Cómo se definen.  El Stott pilates es   un conjunto de técnicas que    enfatizan en el  control del cuerpo y la mente con el fin de activar el sistema sanguíneo y el linfático, estirando  músculos y tendones para flexibilizar el cuerpo. Todo se realiza bajo un estricto control del sistema cerebral que trabaja  simultáneamente físico, mente y espíritu.  Esto hace de esta técnica una experiencia placentera, ya que los movimientos son lentos y suaves,  relajando y liberando el cuerpo de tensiones  y la mente de estrés o preocupaciones.

Mientras,  la  kinesis, a través de un sistema de cables y poleas, permite realizar casi todo tipo de ejercicios, posibilita la amplitud de movimientos y el trabajo de todos lo grupos musculares.  Es una técnica de ejercicio ideal tanto para gente que se inicia como  para los deportistas habituales. 

De su lado,  el power plate es una máquina  con plataforma vibratoria  que sirve para el entrenamiento y la rehabilitación. Tiene la capacidad de masajear y relajar el cuerpo y ofrece múltiples   beneficios, especialmente cuando no hay  tiempo de ejercitarse,  pues con 25 minutos de entrenamiento, es suficiente para empezar a ver resultados.

ZOOM

Beneficios 

 Al practicar estas técnicas se consigue  fortalecer y tonificar el cuerpo sin aumentar el volumen muscular. Con ello también consigue estilizar la figura y  logra el tan deseado “vientre plano”. Además, estas técnicas aumentan la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejoran la coordinación de movimientos. También tiene un efecto preventivo y correctivo, ya que mejora la alineación de la postura.