Que manera de salir de la pobreza

La economía dominicana ha crecido permanentemente en las últimas décadas, sin embargo, ese crecimiento no se refleja en un aumento del patrimonio de la clase media dominicana, al contrario su patrimonio se reduce aceleradamente. Según el último informe del BM, la clase media se redujo en un 4.8%. Por otro parte, hay que destacar la información suministrada por el gobernador del BC, dando cuenta de que los salarios de Republica Dominicana están hoy a los niveles del año 1991. Los bajos salarios no dinamizan la economía, ni permiten innovación y creatividad por el contrario según dice el gobernador contribuyen a un incremento de la inseguridad ciudadana

A esto se agrega que los indicadores macroeconómicos se miden en base a unos criterios que no corresponden a la verdad. No reflejan el crecimiento real de la economía: por ejemplo: el PIB toma en cuenta el aporte que resulta de la explotación de la recursos naturales: minería, bosque, suelo, y agua etc. Pero ese producto no se invierte en obras físicas generadora de empleos y riqueza, tampoco se invierte en producir capital humano -recursos humanos capacitados y preparados para hacer frente a nuestro desarrollo local y nacional-.

Esto explica la gran desigualdad social, donde una élite se enriquece, la clase media se derrumba y los pobres siguen siendo pobres, a pesar de los discursos y de la lucha contra la pobreza. Según afirma el Ministro de Economía Planificación y Desarrollo que, en este gobierno, han salido de la pobreza más de 700,000 dominicanos, que la clase media ha aumentado en más de 900,000 personas.

Para afirmar que una persona dejo de ser pobre es necesario analizar varios indicadores: si tiene una vivienda digna, que además incluye una nevera, estufa, tanque de gas, lavadora, licuadora y el mobiliario necesario para vivir en sociedad etc., si tiene ingresos fijos proveniente de un empleo productivo o de una pequeña empresa familiar o personal que le garantice hacer frente a las exigencias de la vida en sociedad, como es el caso de comer tres veces al día como es la costumbre en nuestro país, comprar medicina, ropa y llevar los hijos a la escuela,

Sería saludable para aumentar la confianza en el país que los referidos funcionarios se tomen la molestia y presenten esos dominicanos y dominicanas que dejaron de ser pobres porque, en verdad, es difícil creerlo. No se están aplicando políticas publicas orientadas a salir de la pobreza, las políticas clientelistas de repartir fundas, mochilas, tierra del Estado a particulares que en su mayoría no son pobres, crédito a las asociaciones de amigos y relacionados políticos del partido en el poder (cualquiera de la troica: PLD, PRD, PRSC) que haya pasado por el poder ha significado para este país más de los mismo y el cambio solo se percibe en los discursos bonitos que saber echar para encantar y enamorar a la gente, creándole una ilusión sin fundamento.

No hay fórmula mágica para ofrecer una información creíble a la sociedad de que esas personas han salido de la pobreza, cuando se mantienen unos niveles salariales tan desiguales, con funcionarios que ganan todos los meses salarios por encima de medio millón de pesos, mientras el salario mínimos del sector publico todavía se mantiene en RD$5,117.50. A esto se agrega que los profesionales y técnicos buenos de este país se mantienen con salarios del 2005, congelados, y van a seguir así, porque un presupuesto de RD$663,000,000,000 (seiscientos sesenta y tres mil millones) no alcanza para mejorar la calidad de vida de la gente. Al parecer eso no importa, lo importante es que siguiendo el adagio popular una mentira dicha muchas veces se convierte en una verdad. Los gobiernos del PLD se han encargado de cooptar los principales medios de comunicación y firmas encuestadoras para hacerle creer a la gente que el gobierno tiene una popularidad que sobrepasa el 60%. Para ello esto es fundamental, si la gente se lo cree como se lo están creyendo, finalmente ellos ganan la batalla que es lo que más les importa.

Así que, para los sectores políticos y sociales alternativos, promotores del cambio de rumbo, la tarea principal es desmitificar ese supuesto e imaginario buen gobierno. No se percibe en ningún Ministerio, ni siquiera en Educación que es donde manejan más recursos.

Es necesario poner la gente a pensar en otra lógica, hacer que estos entiendan el cambio como bienestar y mejoría significativa de las condiciones y calidad de vida, calidad de la educación, mejor sistema de salud pública y seguridad social, seguridad ciudadana, manejo transparente y eficiente de los fondos públicos, que entiendan que lo que el campo necesita no es visitas sorpresa sino inversión planificada, con créditos blandos y asesorías técnicas eficiente para aumentar la producción y garantizar la seguridad alimentaria.

La realidad es que los políticos en función de administradores del Estado han manejado el presupuesto como una empresa privada, se compran toda la comunicación que se requiera para cambiarle el disco duro a la gente y ponerlo a decir lo que en realidad no le conviene. ¡Cómo es posible! que el Presidente Medina, tenga más de un 60% en las encuestas si no ha resuelto los principales problemas del país. (Energético, agua potable, Salud pública, Seguridad ciudadana, corrupción administrativas entre otros). Lo único que puede exhibir el Presidente es la tanda extendida de educación, la circunvalación y construcción de aulas y algunas vías de comunicación. Hay que agregar que la reforma constitucional no se puede incluir en su promesa de hacer lo que nunca se hizo porque Hipólito Mejía se le adelanto y lo hizo primero. Lo único que se puede incluir en hacer lo que nunca se ha hecho es la firma del pacto de las corbatas azules porque logro unir los externos rivales PRD y PLD en el propósito de modificar la Constitución para facilitar la reelección presidencial y al mismo tiempo negociar candidaturas comunes y repartos de puestos en la administración pública.

El gobierno ha demostrado que quiere mucho a los pobres y defiende a la clase media, manteniendo los salarios en el piso, los precios en las nubes, y en definitiva han aprendido mucho de Cristóbal Colon que les robo el oro a los indígenas cambiándoselo por espejitos. Pero también en este país la clase media y los pobres son los que pagan más impuestos. No se puede esperar otra cosa de estos políticos que se pintan de centro izquierda para parecerse más a la derecha en los resultados de sus acciones.

Por los malos gobiernos que hemos tenidos, el Estado dominicano ha sido ineficaz, tanto en la formulación como en la ejecución de políticas públicas, incluyo aquí los gobiernos locales, porque estos se financian en más de un 90% con fondos provenientes del presupuesto nacional y funcionan en base a violar su propia Ley, la 176-07, una buena parte del presupuesto lo destinan a realizar política clientelistas, tienen una nómina supernumeraria y salarios muy bajos, recaudan poco y cuando recauda no lo pasan por tesorería para poder regalar a sus seguidores dinero que no es suyo. etc.

Este concepto de la política se repite en un círculo vicioso, que contribuye a crear desigualdad y desequilibrio en la economía “lo irónico es que mientras que la desigualdad genera inestabilidad, la propia inestabilidad genera más desigualdad………….” Joseph Stiglitz, el Precio de la Desigualdad (Pag.170).

Es verdad que tenemos un crecimiento de la economía reflejado en grandes obras públicas y privadas que aumentan el patrimonio de los más ricos: grandes torres y construcciones habitacionales, vehículos de lujo y de alto consumo, un metro moderno, construcción de avenidas y carreteras con poco acceso de la clase media por el alto costo de los peajes y plantas de generación eléctricas a carbón, lo que está produciendo más beneficios para políticos de turnos y empresarios y más contaminación para la población con afectación del cambio climático, ¿Porque no se proponen seriamente cambiar el modelo de generación eléctrica, utilizando el agua, el viento y el sol que son abundante en nuestro país?. En los sistemas alternativos de energía hay menos negocios y a los políticos neoliberales le gusta tanto el negocio que hasta la política la pusieron en el mercado.