¿Qué multiplica nuestra pobreza?

El modelo económico del país es un multiplicador de pobreza. Basta considerar que a pesar de un aumento constante del PIB, en el lapso entre los años 2000 y 2012 el número de pobres creció sustancialmente. Algunas causas evidentes son  la falta de correspondencia entre el crecimiento de la economía y la generación de nuevas plazas de trabajo  en ese período, y el hecho de que no mejoraron las condiciones de vida de la gente en función de ese progreso económico.

Con el aumento demográfico registrado entre los años 2000 y 2012 aumentó también la Población Económicamente Activa (PEA), pero no lo hizo en reciprocidad con el crecimiento del PIB, sino muy por debajo. A esto hay que sumar que la economía informal fue la principal generadora de plazas de trabajo, lo que supone baja calidad del empleo y bajos salarios. También en ese período aumentó considerablemente la cantidad de recursos que el Estado destina a políticas sociales para combatir la pobreza.

Los planificadores del Estado están sacando malas calificaciones. El modelo económico está multiplicando pobres, no por efecto de factores demográficos, sino porque aunque crece constantemente la economía, cada día se degradan más las condiciones de vida de la gente y el empleo no crece en la cantidad y la calidad debida.

PADRE NO ES CUALQUIERA

La condición de padre va mucho más allá del ámbito biológico. Plantea   requisitos que son determinantes en la formación y conducta de los hijos. Conlleva serias responsabilidades que no permiten aplazamientos ni suplentes. El cariño, el apoyo, la educación y formación, el cuidado de su salud física y moral, entre otros, están regidos por una cronología inflexible, en la que lo extemporáneo pesa para el porvenir.

Hoy cada  padre debería reflexionar si ha cumplido o está cumpliendo para con sus hijos,  los deberes que su condición le impone. Hay muchos jóvenes presa de los vicios y la delincuencia, el embarazo precoz, la cárcel, atrapados en una adultez a destiempo. Hechura  son de padres que no estuvieron a tiempo donde tenían que estar, que evadieron la irrepetible y  maravillosa etapa de la crianza. Congratulaciones en este día para todos aquellos que han cumplido la indelegable tarea de bien criar.