¿Qué papel tuvo Francisco del Rosario Sánchez en la Independencia Nacional?

¿Qué papel tuvo Francisco del Rosario Sánchez en la Independencia Nacional?

Francisco del Rosario Sánchez, Padre de la Patria

«Entro por Haití porque no puedo hacerlo por otra parte, pero si alguien pretende mancillar mi nombre por eso, decidle que yo soy la Bandera nacional». Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez comparte junto a Juan Pablo Duarte y Matías Ramón Mella, el título honorífico de «Padres de la Patria» en la República Dominicana, nació un 9 de marzo de 1817. Fue hijo de Narciso Sánchez y Olaya del Rosario, y sobrino de una de las importantes mujeres que participaron en la lucha por la Independencia, María Trinidad Sánchez.

Según historiadores, Sánchez era un joven muy inteligente, fue un educado autodidacta que dominaba a la perfección el idioma francés y el latín, pero sobre todo, es recordado como un hombre de acción. En los primeros años de su juventud se dedicó al oficio de artesano. Aparece en documentos públicos de entonces como “peinetero en concha”.

¿Cuál fue su función en la lucha por la Independencia?

Francisco del Rosario Sánchez, Padre de la Patria

Aunque Francisco del Rosario Sánchez no aparece como asistente a la primera reunión de la fundación de la “Trinitaria”, se le tiene como promotor y organizador en ella y, junto a Mella como uno de los más entusiastas activistas de la causa republicana.

Leer también: Origen y evolución del Escudo de la República Dominicana

En 1843, Duarte se exilió en Curazao por temor a ser asesinado o apresado y Sánchez asumió la dirección del movimiento independentista «La Trinitaria» donde presidió las reuniones del grupo y amplió contactos con representantes del sector social más importante de la ciudad, con la colaboración de Mella. Francisco del Rosario Sánchez pasó a ser el principal impulsor del movimiento independentista, aunque permaneció en contacto con Duarte a través de sus familiares.

Padres de la Patria

Presidiendo las reuniones del grupo, amplió contactos con representantes del sector social más importante de la ciudad. Mella, de su lado, le prestó efectiva y oportuna colaboración. Para los primeros días de enero de 1844, Sánchez redactó el Manifiesto de Independencia que fue publicado el 16 de ese mes, y a petición de Mella, fue enviado a Tomas Bobadilla para su corrección.

En una reunión celebrada la noche del 24 de febrero, se tomaron las decisiones finales, el grupo de valientes eligió a Sánchez, Comandante de Armas con el rango de Coronel, lo que constituyó un reconocimiento expreso a su jefatura política y militar. 

Leer más: Juan Pablo Duarte y su abnegación por la Independencia

La noche de la proclamación

En la noche de la Independencia de la República, los rebeldes dirigidos por Sánchez tomaron la Puerta del Conde y después de escuchar el «trabucazo» de Mella, Sánchez izó la bandera dominicana vociferando a todo pulmón el lema: ¡Dios, Patria y Libertad!, quedando fundada ese momento la República Dominicana.

Al momento de proclamar la Independencia, Sánchez tenía apenas 27 años de edad, fue él quien luego leyó en esa madrugada el Manifiesto de Independencia, el documento que expresaba la separación definitiva de Haití.

Lucha contra anexión a España

En abril de 1855 fue enviado al exilio en Curazao y regresó en agosto de 1856. Los ideales independentistas de Sánchez se vieron tirados al suelo cuando Pedro Santana buscó con la Anexión a España un protectorado económico y militar. Sánchez manifestó su oposición a las gestiones de Santana y en agosto de 1859 fue encarcelado por su oposición a las mismas. Por tercera vez, en septiembre, fue enviado al exilio en Saint Thomas.

Pedro Santana
Pedro Santana

Desde su exilio y sin recursos económicos mantuvo sus ideales de lucha contra la venta de la patria. Apeló por la unidad de todos los dominicanos y viajó hacia Haití intentando convencer al presidente haitiano Fabre Geffrard para que le apoyara en un proyecto de invasión al territorio dominicano con la finalidad de evitar la posible anexión de la nueva nación a España.

Fue en ese momento cuando Sánchez diría la icónica frase: «Entro por Haití porque no puedo hacerlo por otra parte, pero si alguien pretende mancillar mi nombre por eso, decidle que yo soy la Bandera nacional».

Muerte del mártir

El 1 de junio de 1861, Sánchez penetró a territorio dominicano al frente de una expedición cruzando por Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercado donde cayó en una emboscada y fue herido en la ingle. Sánchez y su grupo de rebeldes fueron capturados y trasladados a San Juan de la Maguana, donde fueron juzgados y condenados a muerte. En el juicio, Sánchez exclamó: «Para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez». Murió fusilado el 4 de julio en el cementerio de San Juan de la Maguana, a los 44 años de edad.

Sánchez es recordado como fundador y dos veces prócer de la República. Está considerado por algunos historiadores como el verdadero padre de la nación Dominicana , al asumir la condición de líder del movimiento independentista tras el exilio de Juan Pablo Duarte, días antes de la proclamación de independencia.

Le puede interesar: 10 curiosidades que no sabías de Juan Pablo Duarte