¿Qué se debe hacer con las fotos horribles de Irak?

ataques

PARïS. ¿Debemos publicar las horribles imágenes de las matanzas de prisioneros difundidas por los yihadistas durante la fulgurante ofensiva en Irak? Sí, responde la AFP en su blog Focus. A condición de adoptar las máximas precauciones.

A menudo insoportables, las fotos que ha divulgado en las redes sociales el Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) son las únicas informaciones visuales procedentes de lugares a los que ningún periodista puede acceder sin arriesgar su vida o a ser secuestrado.

“Hay que mostrar lo que ha ocurrido”, explica en el Blog Focus de la AFP, Patrick Baz, responsable de foto de la agencia para Oriente Medio y África del Norte.

“Estas fotos son los únicos testimonios disponibles. Es cierto que sobre todo tienen un objetivo propagandístico para aterrorizar al enemigo pero se trata de ilustraciones que van a entrar en la historia”.

Pero la AFP no utiliza imágenes de violencia gratuita cuyo valor informativo es nulo (como la de militantes que enarbolan cabezas decapitadas). Y a la mínima sospecha de manipulación, las fotos que se recuperan en internet son sometidas al Tungsteno, un programa informático para la detección de manipulación fotográfica.