QUÉ SE DICE

http://hoy.com.do/image/article/836/460x390/0/F543F46F-4694-4DAD-B115-793B431CE3D9.jpeg

 Como disco rayado.- Como disco rayado suena Temístocles Montás,   ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, cada vez que abre la boca para justificar sus  pretensiones de ser candidato a la  Presidencia por el Partido de la Liberación Dominicana, gracias a las cuales descubrió las ventajas y bondades de la alternabilidad democrática en la vida interna de los partidos políticos dominicanos. Para muestra, un botón: “Cuando los partidos apuestan a una sola figura terminan desapareciendo con la figura. Ocurre así porque la lealtad no es al partido sino a la figura, que por lo general siempre es el candidato. En nuestro país hay muchos ejemplos y lecciones aprendidas. No ocurre así con los partidos que apuestan internamente a la alternabilidad, porque esta renueva la esperanza y garantiza la movilidad al interior de los partidos. Son estos partidos los que perduran en el tiempo como opción de poder”. Por supuesto, todos sabemos a qué figura, dentro del PLD, hizo alusión Temístocles Montás  en el discurso que pronunció hace unos días al  encabezar el lanzamiento de un movimiento “de amigos”  que promueve su candidatura, donde otros dirigentes, todavía en la gatera, quisieran beneficiarse  también de las ventajas y bondades de la alternabilidad que tanto elogió en ese discurso   el Ministro de Economía. El problema está en que esa figura, que de la boca para fuera define al partido oficial como una “fábrica de Presidentes” que gobernará el país durante los próximos cuarenta años,  hace todo lo que está a su alcance, que en su caso particular es mucho, para que la alternabilidad que como disco rayado  predica Temístocles Montás no pase de ser un ejercicio retórico destinado a entretener a  los incautos.