QUÉ SE DICE

http://hoy.com.do/image/article/837/460x390/0/B017046B-C30A-41F9-83C0-3F53609D97D5.jpeg

Estadísticas. La jefatura de la Policía Nacional quiere convencernos, con el auxilio de las estadísticas, de que la delincuencia ha disminuido durante las últimas semanas, sin caer en la cuenta de que lo mismo trató de hacer, con tanta insistencia como pobres resultados, el mayor general José Armando Polanco Gómez. ¿Cómo pedirle que crean  en esas estadísticas a los propietarios  de colmados  y otros negocios de la Zona Colonial, quienes se quejan de un  incremento de  la delincuencia  a causa del escaso patrullaje policial  y la falta de iluminación de sus calles? Y lo mismo ocurre en otras zonas, barrios y sectores   donde los delincuentes, desgraciadamente, llegaron para quedarse, en algunos casos gracias a la complicidad, precisamente, de aquellos llamados a proteger a la ciudadanía de sus desmanes. Por eso me atrevo a darle un consejo, completamente gratis, al mayor general Manuel Castro Castillo: no abuse de ese recurso,  resístase a la tentación de utilizarlo para enmascarar una realidad inocultable, que a una población que se siente acorralada por la delincuencia  y la violencia ciega y destructiva que la acompaña esas piruetas estadísticas le parecen una burla.  

Así cualquiera. Como cada quien habla del baile  “a sigún” como la está pasando, hay que darle la razón al Ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, cuando afirma que República Dominicana es uno de los países más seguros del mundo, pues con la bien armada escolta que le acompaña de manera permanente, que de seguro ha hecho extensiva a su familia, es poco probable que sea víctima de los delincuentes que le han arrebatado la tranquilidad  a los que no tenemos ni la suerte ni el privilegio de estar tan bien protegidos.

De vacaciones. Si a partir de mañana no me ven por aquí, no se alarmen; simplemente, como siempre para estas fechas, he decidido tomarme un pequeño descanso. Hasta pronto.