Qué se dice

 Malapalabra.-  A decir verdad no parece lógico que un funcionario y político que hasta ahora ha sido tan discreto en esa materia como Temístocles Montás va a enfrascarse en  un laboratismo político tan prematuro y extenporáneo como sería promover  sus aspiraciones  presidenciales  de cara a las elecciones del  2016, razón por la cual desde que recibí la información que me llegó por Internet la atribuí a una de las tantas bellaquerías  que llegan a una redacción por esa vía y que solo pueden ser publicadas previa  confirmación o consulta  con los aludidos. Como era de esperarse debido el revuelo que provocó tanto en el peledeísmo como en el resto del país político la “información” dando cuenta de las  “aspiraciones” presidenciales de Montás, de inmediato se produjo el desmentido y la consecuente aclaración de parte del funcionario. Pero ha llamado la atención  el aspaviento con que han reaccionado algunos dirigentes peledeístas a las aspiraciones  atribuidas a su compañero de partido y  gobierno, quien en su aclaración admitió que en un encuentro amistoso con un  grupo de abogados en San Cristóbal habló de la importancia de la alternabilidad en la democracia dominicana, de lo que citó como ejemplo al presidente Danilo Medina (?¿),  pero también se cuidó de precisar que  “no es el momento” de hablar de candidaturas presidenciales en el PLD. ¿Dirá lo mismo cuando llegue “el momento”? ¿Cuántos más estarán  esperando su momento para sacar la cabeza? Hay que suponer que los peledeístas, que manejan muy bien sus problemas internos, sabrán como manejar esas aspiraciones, pero luego de tanto alboroto  cualquiera pensaría que  alternabilidad es una malapalabra en el  partido oficial.