Qué se dice

 Todos contra la Barrick.- Tal vez la gente de la Barrick Gold, que sigue tan campante a pesar del emplazamiento del presidente Danilo Medina para que la minera se siente a renegociar con su gobierno el  contrato de explotación del oro de Pueblo Viejo, sabe algo que nosotros, que miramos el juego desde las gradas, no sabemos o no estamos en capacidad de ver, pero si la cosa sigue como va el ambiente de rechazo hacia sus actividades económicas en  República Dominicana   hará  imposible que puedan operar con la seguridad, y no precisamente jurídica, necesaria. Ese  rechazo creciente (ayer el Senado anunció que investigará sus alegadas violaciones a las leyes aduanales y la seguridad nacional) es comparable a una bola de nieve que aumenta de tamaño peligrosamente mientras rueda cuesta abajo,  destruyendo todo lo que encuentra a su paso.  Insisto: tal vez la gente de la Barrick Gold, o mejor dicho sus abogados, sepan algo que por aquí ignoramos, pero hay que confiar en que su arrogancia no les impedirá ver lo evidente: ningún negocio prospera en medio de tanta hostilidad.

 El lamento de Pepe.- Si parece el título de un merengue urbano o, peor todavía, de un culebrón mexicano o venezolano,  pido excusas. Simplemente, que no encontré otra forma de llamar la atención sobre la queja del veterano dirigente sindical Rafael –Pepe– Abreu, presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), ante la poca disposición que advierte en los empresarios para lograr un consenso que les permita hacer una contrapropuesta conjunta al 30% de incremento salarial que están demandando los trabajadores. Chupe usted: “Esas son las personas que más se les hace difícil ponerse de acuerdo cuando se trata de un tema de incremento salarial para los trabajadores, pero cuando es para subir los precios y defender sus intereses se ponen de acuerdo muy rápido”.