Qué  se dice

http://hoy.com.do/image/article/420/460x390/0/12F691F3-A4AA-4DB9-8893-F98756F22DEB.jpeg

¡Que no cunda el pánico!.-  El anuncio, desde la lejana Rusia, de que un ciudadano de esa nación procedente de República Dominicana, donde pasó doce días de vacaciones, dio positivo al  AH1N1, ha forzado a las autoridades sanitarias dominicanas a reconocer que el virus está “circulando por ahí”, probablemente en Punta Cana, donde el doctor Jesús Feris Iglesias, director de Infectología del Robert Reid Cabral, sospecha de la  existencia de un brote; sin embargo, el secretario de Salud Pública, Bautista Rojas, insiste en que todavía no hay evidencia de  personas enfermas, por lo menos hasta que lleguen de Estados Unidos los resultados de las pruebas hechas a varias personas sospechosas de estar contagiadas. Las autoridades sanitarias, que hasta el momento han cumplido el protocolo de rigor en el manejo del virus, han extremado la vigilancia epidemiológica en la zona Este, donde estuvo hospedado el ruso, en tanto se anunció la llegada al país, procedentes de Washington, de dos consultoras de la OPS para fortalecer el equipo de respuesta a la gripe. Lo más práctico y sensato, en las presentes circunstancias, es   asumir la desagradable visita del AH1N1, que ya tocó la vecina isla de Puerto Rico, como un hecho con el que muy pronto tendremos que bregar, pues eso nos ayudará a estar mucho mejor preparados tanto en lo que se refiere al sistema de  vigilancia  que permita detectar y tratar de inmediato los casos que se presenten como informar, de manera adecuada, a la población sobre la forma de prevenir la enfermedad y, mas que nada, de  identificar sus síntomas para dar cuenta de inmediato a las autoridades.  El resto es asunto de mantener la cabeza fría, de que no cunda el pánico, pues cualquier manejo incorrecto de información puede ser muy perjudicial para nuestra sensible industria turística. Y eso, como es lógico suponer, no pueder de ser responsabilidad única de nuestras ajetreadas autoridades sanitarias.