QUÉ SE DICE

CLAUDIO ACOSTA
c.acosta@hoy.com.do
Amenazas-  El gobierno parece haber logrado contener las alzas en los precios de los productos de primera necesidad gracias a su acuerdo con los comerciantes,  conjurando así el potencial peligro que representa para el candidato oficialista  una incontrolada escalada de precios de los alimentos faltando tan pocos días para las elecciones.

Pero como el diablo nunca duerme, como nos recuerda un viejo dicho popular,  ahora surge en el horizonte una nueva amenaza a la tranquilidad ciudadana: los apagones, que este fin de semana castigaron con dureza a Santo Domingo Norte, Santo Domingo Este y algunas comunidades como Sabana Perdida, Villa Mella y Los Mina, entre otras.

Francisco Méndez, Superintendente de Electricidad, explicó que averías provocadas por las  lluvias  fueron las responsables de las deficiencias en el suministro de energía, pero que ya la situación se corrigió. Crucemos los dedos para que sean esas las verdaderas razones del regreso de los odiosos apagones, y no producto del agotamiento de los recursos consignados en el Presupuesto al subsidio eléctrico, una pésima noticia que ha  llevado a mucha gente a preguntarse qué nuevas amenazas nos asechan de aquí al 16 de mayo.

 Pie de amigo.-  Participación Ciudadana ha salido a defender a  la Junta Central Electoral de las presiones que el organismo  dice estar recibiendo de los partidos políticos, interesados en colocar a sus partidarios en las juntas electorales.

Francisco Checo, coordinador general del movimiento cívico, recordó a los partidos que la ley electoral es clara cuando señala que los miembros de las juntas electorales deben ser personas sin vinculaciones partidarias conocidas.Durante su participación, la pasada semana, en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, el doctor Roberto Rosario, presidente de la Cámara Administrativa, pidió a los medios de comunicación y otros sectores de la vida nacional que lo  apoyen en sus esfuerzos por hacer valer las razones  del tribunal frente a esas  presiones. Irónicamente, ese valioso y oportuno pie de amigo llegó de la institución a la que hace tan solo unos días Rosario acusó, de manera velada, de ser parte de una “conspiración”  destinada a enturbiar el trabajo del tribunal. ¡Sorpresas que da la vida!