QUÉ SE DICE

http://hoy.com.do/image/article/336/460x390/0/ACB22674-FA6E-4DBD-AC7A-A0AD556C3105.jpeg

Facilidades carcelarias.- Parece que nuestras cárceles no solo son, como hemos sabido siempre, centros de capacitación donde los reclusos acuden a especializarse  en las más recientes  modalidades del crimen y el  delito; gracias a la denuncia del jefe de la Policía Nacional, el mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín, ahora sabemos que también se han convertido en centros de planificación de crímenes, incluído el asesinato de policías, gracias a la facilidad conque muchos  delincuentes  salen en libertad no obstante sus extensos prontuarios.  El jefe policial se ha venido  quejando, de manera insistente, de esa situación, pero en esta oportunidad su queja tiene un tono particularmente dramático: los dos hombres acusados de asesinar a un sargento y un cabo policiales durante un asalto en el ensanche Serrallés habían salido de prisión a finales del mes de junio, y más o menos lo mismo ocurrió con los asesinos, en San Pedro de Macorís, de dos sargentos de la institución, puestos en libertad apenas días antes de perpetrar su alevoso crimen. ¿A quién  echarle la culpa? Eso depende  de a quién se le haga  la pregunta, pues si cuestiona a los jueces  dirán que  los fiscales no instrumentan adecuadamente los expedientes, una culpa que los representantes del ministerio público se quitan de encima responsabilizando  a su vez a la Policía y a la poca pericia que muestra en sus investigaciones. Hay quien opina, sin embargo, que esas cosas dejarán de pasar cuando el nuevo modelo penitenciario que se empeñan en echar adelante la Procuraduría General de la República y la Dirección General de Prisiones sea una realidad en todas nuestras cárceles, pero en lo que eso ocurre urge establecer  un mayor control sobre las actividades de los internos, como se dice ahora, empezando por decomisar la gran cantidad de celulares en manos de nuestra población penitenciaria, una “facilidad” insólita en cualquier cárcel –moderna o no– del mundo.