Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/338/460x390/0/A8BC1CB1-D466-4ED4-AF58-DEF5094DEFF1.jpeg

¡”Llegó papá”!.-  El que no lo quiera ver –dentro o fuera del PRD– que no lo vea, pero lo cierto y verdadero es que el ex presidente Hipólito Mejía está tirado a la calle del medio de la política criolla, esa en la que se siente tan a gusto y cómodo, mas que nada porque le permite dar rienda a suelta a su temperamento  extrovertido, pero tambien cálido y cercano, que tan buena impresión causa en el dominicano  “del pueblo”, probablemente  la razón por la cual merece  ser considerado, nos guste o no, como un político exitoso. Y si no que le pregunten a los participantes  en una degustación de mangos que el ex presidente organizó en su finca de San Cristóbal, donde el anfitrión cautivó a sus invitados con sus atenciones y buena comida, y según cuentan igual de bien impresionados quedaron los miembros del CONEP que se reunieron con él para intercambiar  impresiones y, sobre todo, escuchar sus opiniones sobre temas puntuales. ¿Qué cuál mosca le picó? Dicen por ahí que tanto Mejía como sus asesores están convencidos, luego de amplias consultas con especialistas falsos y verdaderos, de que el “nunca jamás” que, en nuestra Constitución, prohíbe la reelección presidencial por un tercer período  no constituye un obstáculo para sus  aspiraciones de regresar al “carguito” al que tanto gusto le cogió, como convencidos están de que le ganarán el pleito  interno a Miguel Vargas Maldonado. No son, sin embargo,  buenas noticias para el PRD, pues una anticipada guerrilla  por candidaturas  aplazará para otro momento, y quién sabe si para siempre, la más importante  tarea que tiene por delante El Glorioso: el fortalecimiento de su institucionalidad democrática, requisito indispensable para hacer posible la  renovación de su liderazgo y  estructuras dirigenciales que con tanta urgencia  está necesitando.