Qué se dice

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/F9384BAD-AC86-4501-BFD8-8DFA9F19E0E4.jpeg

Poder municipal.- Tan entusiasmados están en el gobierno con las armoniosas  relaciones que mantienen   con la Federación Dominicana de Municipios (FEDOMU), que dirige el síndico de La Vega Fausto Ruiz, que hace unos días se escuchó el vicepresidente Rafael Alburquerque proclamar, pletórico de entusiasmo,  la necesidad de fraguar una alianza estratégica con los ayuntamientos que tenga  como estandarte  los mejores intereses del país. Y ciertamente complace que desde el Poder Ejecutivo se valore y comprenda que los  gobiernos municipales están llamados a desempeñar un rol fundamental  en el mejoramiento de la calidad de vida de nuestras comunidades y su gente, eso que también llaman progreso, pero el autor de esta columna sigue creyendo que la mejor manera de contribuir a que puedan cumplir cabalmente con ese rol es honrando, desde el Poder Ejecutivo,  la ley 163-03 que especializa el 10% de las recaudaciones fiscales consignadas en el Presupuesto Nacional a los cabildos, ley   que este gobierno, a pesar de sus entusiastas piropos al poder municipal, tampoco se digna respetar.

 Lavado.- Es probable que usted, al igual que quien esto escribe, se haya hecho una y otra vez la misma pregunta al ver el impresionante desarrollo inmobiliario experimentado en los últimos años por algunas zonas de la Capital, sobre todo a partir de  la proliferación de las espectaculares torres de lujo  que se multiplican como hongos por la geografía citadina. ¿Quién compra todos esos apartamentos, evidentemente fuera del alcance de los bolsillos de la inmensa mayoría de los dominicanos? La respuesta a esa pregunta podrían tenerla en la Procuraduría General de la República, concretamente en su Unidad Antilavado, que el pasado jueves realizó un operativo de incautación, en el que participaron en calidad de testigos varios agentes del FBI, de doce  apartamentos ubicados en el Malecon Center valorados cada uno en un millón de dólares, cuya propiedad se atribuye a los implicados en un fraude por más de US$100 nillones en perjuicio de la seguridad social norteamericana.