QUÉ SE DICE

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/A955FD6B-789E-419B-AFDD-D977CE0353D5.jpeg

Política de comunicación.  ”Como político he aprendido a no pelear con medios de comunicación ni sacerdotes.” La frase, pronunciada por el presidente Leonel Fernández durante su participación en la apertura del “Primer Seminario de Comunicación Gubernamental”, resume a la perfección la visión del mandatario sobre el rol que desempeñan los medios de comunicación, los hacedores de opinión pública, en las democracias modernas, pero también expresa el  respeto que le merecen dada su capacidad, como bien señaló en ese mismo discurso, de imponer al resto de la sociedad una determinada interpretación de la realidad.

Que a partir de esa frase, o más bien de la filosofía que encierra, su gobierno pueda construir una política de comunicación, una forma de relacionarse con los medios, es algo  que está por verse, sobre todo cuando se piensa en los funcionarios de su gobierno, con doña Alejandrina Germán a la cabeza, que practican todo lo contrario de lo que pregona, con tanta convicción, el presidente Fernández.

Y lo que falta.- Cuando algún tema se convierte, por la razón que sea, en comidilla de la opinión pública, trátese –por ejemplo– de la pobre inversión pública de nuestros gobiernos en educación o, como en días recientes, el auge extraordinario del microtráfico en los barrios y las complicidades, dentro del organismo responsable de combatirlo, que lo ayudan a crecer y multiplicarse, los funcionarios aludidos  se sienten en la obligación de defenderse.

Eso es precisamente lo que ha hecho el general Radhamés Ramírez Ferreira, presidente  de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), al destacar la cantidad de droga, realmente cuantiosa, incautada durante su gestión, y sobre todo los cinco mil agentes que ha expulsado por tener vínculos con el narcotráfico. Un esfuerzo, el del general Ramírez Ferreira, ciertamente encomiable, digno de aplauso y reconocimiento, pero todavía sigue siendo insuficiente  tratándose (como bien sabe el valiente oficial) de un enemigo tan poderoso, tan difícil de vencer y que nos lleva tanta ventaja.